Elige entre varios planes de pensiones

Día a día no dejan de aparecer noticias cada vez más inquietantes sobre el futuro de las pensiones en nuestro país. Un futuro muy poco halagüeño donde una de las claves serán los planes de pensiones, un producto muy interesante para ahorradores de todo tipo. Pero no todo el mundo debe elegir el mismo plan de pensiones.

Dependiendo de nuestro perfil de riesgo, podremos elegir un plan de pensiones de mayor o menor riesgo para ajustarse mejor a nuestras características, necesidades y posibilidades. Acertar a la hora de elegir un plan de pensiones es de vital importancia.

Factores que influyen a la hora de elegir plan de pensiones

Al contratar un plan de pensiones debes tener siempre presente que se trata de un producto de ahorro a largo plazo, con el que podremos ahorrar durante nuestra vida laboral para tener unos ingresos extra el día en que nos jubilemos y poder mantener o mejorar nuestro nivel de vida. Así, el primero de los factores a tener en cuenta es la edad, un aspecto fundamental a la hora de elegir un plan de pensiones. A medida que nos acerquemos a la edad de jubilación deberíamos reducir el riesgo de nuestro plan de pensiones.

Por otra parte, el riesgo es otro elemento fundamental que determina nuestra inversión. Hay que analizar muy bien nuestro perfil del ahorrador y elegir un producto -o una combinación de ellos- que se adapte a nosotros si queremos acertar. Un ahorrador joven puede asumir más riesgo que uno más mayor que ve acercarse el momento de disfrutar de la jubilación. Pero si el ahorrador joven en vez de asumir un riesgo alto se decanta por un plan de pensiones de riesgo bajo, le reportará poco ahorro en el futuro y es fácil que no quede satisfecho con él.

Aquí entra en juego la rentabilidad, un factor que va asociado al riesgo. Cuanto mayor riesgo se asuma es más fácil encontrar una mayor rentabilidad, aunque también podemos encontrarnos con que algo salga mal y las pérdidas sean mayores que si hubiésemos elegido un producto menos arriesgado.


Por último, hay que valorar el plazo, el tiempo en que mantendremos la inversión. La lógica dice que a mayor plazo más riesgo asumiremos, aunque esto no es una ciencia exacta.

Tipos de planes de pensiones

Hay diferentes tipos de planes de pensiones. Atendiendo a quién los promueve encontramos: planes de pensiones individuales, planes de pensiones de empleo y planes de pensiones asociados. En función de su vocación inversora: planes de pensiones de renta fija, de renta fija mixta, de renta variable mixta, de renta variable o garantizados. Según la edad del trabajador o el riesgo que queramos asumir nos descantaremos por uno u otro. Es muy importante recalcar que los partícipes o beneficiarios de los planes de pensiones individuales pueden movilizar sus derechos acumulados durante los años de permanencia en el plan si deciden que ha llegado la hora de minimizar riesgos.

Otra forma de minimizar riesgos es repartiendo nuestros ahorros en diferentes planes de pensiones. Un mismo ahorrador puede tener varios planes de pensiones a su nombre, de forma que puede asumir más riesgo con algunos productos mientras preserva capital en otros planes de menos riesgo. A la hora de elegir un plan de pensiones puedes utilizar los calculadores que te orientan para acertar con tu decisión según tu edad, ganancias y capacidad de ahorro.

Por último, hay que destacar que nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para abrir un plan de pensiones. No importa si todavía te queda bastante para jubilarte; cuanto antes empieces más dinero tendrás el día de tu jubilación. Además, puedes empezar aportando pequeñas sumas al mes que, según tu situación, pueden aumentarse, reducirse o suspenderse. Si por el contrario,  se acerca la hora de la jubilación y no tienes un plan de pensiones, puedes aún adherirte a uno y realizar aportaciones para aprovechar sus ventajas fiscales y conseguir ese ahorro adicional para el día de mañana.