Tipos de inversión inmobiliaria

Es importante saber que los particulares pueden usar sus ahorros para poder invertirlo en algunos productos financieros que les arroje cierta rentabilidad. Es el caso de las inversiones inmobiliarias. Se puede decir que este tipo de inversiones son seguras, pues recaen en bienes que son de primera necesidad, por lo que siempre van a estar ahí. No obstante, hay que tener cuidado dónde y cómo se invierte y en qué época del año se hace.

Existen multitud de inmuebles en los que invertir, de ahí que este proceso sea muy habitual en aquellos con los que quieren ganarse un dinero extra mediante esto. Entre los más habituales encontramos las viviendas, locales, pisos, naves, garajes, trasteros, etc.

En cuanto a la manera de generar ingresos puede variar dependiendo del tipo de bien inmueble que se trate. Podemos generar ingresos:

  • Mediante el arrendamiento del inmueble (alquilarlo). Es la forma más habitual, aunque no la única. Las desventajas que tiene son sus costes de mantenimiento y riesgos de impagos o destrozos.
  • Revendiendo el inmueble a un precio superior (especulando con él). Para que resulte más atractivo, el bien inmueble se puede mejorar.
  • Arrendamiento del inmueble en funcionamiento (una oficina con todos los muebles).

Cada uno realiza la inversión inmobiliaria que mejor le convenga. Esto dependerá de nuestro capital disponible, pues dependiendo de la cantidad podemos realizar unas inversiones u otras. Entonces, llegados a este punto nos preguntamos... ¿Qué opciones tenemos para invertir en inmuebles?

Opciones para invertir en inmuebles

Como hemos indicado, existen diferentes opciones a la hora de invertir en bienes inmuebles. Algunas de ellas ya las hemos explicado anteriormente, ahora vamos a ver qué ventajas y desventajas nos proporcionan cada una de ellas.

Comprar un inmueble para después alquilarlo

Es la opción que más se elige y la preferida por aquellos inversionistas que no saben que hacer con su dinero o con algún inmueble que no usa. Obviamente, es la opción más elegida porque es con la que más beneficio acaban consiguiendo los inversores.


No obstante, hay que ser precavidos con la compra que se vaya a realizar. No cualquier zona es la mejor para el inmueble que se vaya a adquirir. También deberemos de fijarnos en el precio de compra del bien inmueble (con precios muy bajos habrá que alarmarse; ocurre lo contrario para precios altos).

Antes de adquirir un inmueble es recomendable que revisemos estos puntos y que sea un bien que podamos alquilarlo con total tranquilidad, con libertad de cargas y que sea apetitoso por el consumidor.

Comprar una vivienda sobre plano

Ocurre cuando se tienen los planos de construcción de una casa y se está construyendo el inmueble que se encuentra explicado en ellos. Su principal ventaja es el ahorro en gastos que tenemos que hacer para adquirir la vivienda, ya que puede llegar a ofrecernos descuentos del 15% sobre el precio de ella.

Crowdfunding inmobiliario.

Esta forma de invertir es muy buena para aquellos que no disponen un bien inmueble o no pueden adquirirlo debido a sus costes. Con el crowdfunding inmobiliario se pretende que entre muchos inversores se genere un importe suficientemente grande para financiar un proyecto. Tras realizar el proyecto y obtenerse la rentabilidad, ésta será repartida a sus inversores (en función del capital inicialmente aportado por cada uno de ellos).

Invertir en SOCIMIs

Las SOCIMIs (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) son sociedades que cotizan en bolsa y tienen por objetivo la compra de inmuebles para después el alquiler de los mismos. A veces los inmuebles que se adquieren se rehabilitan y se adaptan a un entorno más favorable depende de lo que se quiera restaurar (oficina, almacén, etc...). Además cuenta con buenas condiciones jurídicas y plusvalías, pues están exentos de impuestos.