Los fondos flexibles son productos financieros que se adaptan a la situación de los mercados financieros. Esto permite una gestión más activa por parte de los gestores de los fondos flexibles, permitiéndole adaptarse a las oscilaciones del mercado.

Esta versatilidad permite diversos objetivos, desde superar un índice concreto, proteger a los inversores cuando los mercados sufren fuertes caídas o invertir en activos muy diversos intentando sacar la máxima rentabilidad posible.

Si lo comparamos con un equipo de fútbol, los fondos flexibles serían como un equipo compuesto de atacantes y defensores, lo que les permite actuar de forma eficaz según la situación del mercado, ya sea en momentos defensivos o de ataque. Su potencial se encuentra en la diversificación de su plantilla.

En cambio, los fondos de acciones serían un equipo compuesto únicamente por atacantes, el cual marcará muchos goles, pero también tiene más probabilidad de recibir goles en contra dado que no tiene defensa. Por eso, los fondos de acciones que invierten en mercados al alza tienen un gran rendimiento, pero su inestabilidad es mucho más alta.




Por el contrario, los jugadores de un fondo de obligaciones serían todos defensivos, lo que permite cubrir mejor la portería para no recibir goles, pero también limita que sumemos tantos a nuestro marcador. Esto implica que los fondos que invierten en obligaciones garantizan una determinada seguridad, pero limita la rentabilidad mucho más.

Por todo ello, los fondos flexibles se convierten en una de las mejores opciones en el momento de invertir a largo plazo nuestro dinero. Estos fondos no sólo permiten a los inversores delegar sus inversiones en un gestor, sino que también ayuda al equipo de profesionales a gestionar su cartera de forma activa y flexible.

En este sentido y siguiendo con la comparación futbolística, el equipo gestor asume la responsabilidad de ejercer como entrenador, de ser el encargado de diseñar y aplicar las estrategias y jugadas sobre el terreno de juego llamado mercado. Es este entrenador-gestor quien decide si ataca o defiende, manteniendo en su cartera unos activos y unos mercados financieros o bien cambia a otros.

Esto es lo que ha querido destacar el Espacio de Finanzas de Deutsche Bank, donde también se resalta la importancia de elegir un equipo gestor altamente preparado para saber “entrenar” y gestionar nuestros fondos adecuadamente, aprovechando la versatilidad de los fondos flexibles de forma profesional y especializada para conseguir el mejor rendimiento para los inversores.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No