David Méndez
Hipotecas multidivisa

El mayor miedo a la hora de pedir un préstamo a un banco para poder pagar nuestra hipoteca es la cantidad de dinero que deberemos de pagar por ella, así como sus intereses.

Existen multitud de opciones y, seguro que hemos oído hablar de algunas hipotecas especiales que tienen algunos conocidos nuestros por las que pagan menos. ¿A qué se debe? Hoy venimos a presentarte las hipotecas multidivisas, ¿en qué consisten?

¿En qué consisten las hipotecas multidivisa?

Las hipotecas multidivisas son un tipo de préstamo que realiza el banco para que podamos acceder a pagar nuestra hipoteca en una moneda distinta al Euro. Es por ello, que podremos efectuar los pagos en otro tipo de monedas como los Yenes, Dólares, etc.

Esto, en cierto modo, puede resultarnos ventajoso si sabemos aprovecharlo de la manera correcta. Esto se debe a que los intereses en los diferentes países correspondiente a sus monedas son más bajos que en otros.

Es obvio que, pagando entonces las hipotecas mediante otra moneda reduciremos, considerablemente, la cantidad a pagar de ella por mes. A simple vista parece ser la opción más buscada, y es verdad: nos ofrecen pagar nuestra hipoteca por una cantidad inferior a la que lo hacíamos con la moneda actual (el Euro).

Pero como todo en esta vida, al hipotecarnos mediante hipotecas multidivisas tenemos nuestros riesgos. Si tienes idea sobre algunos conceptos financieros, podrás saber que el precio del dinero de las monedas varían cada día, cada semana, mes... Esto nos incidirá gravemente según bastantes condiciones que puedan afectar al país o a la moneda en cuestión.




Quiere decir esto que, si el precio del dinero en el que tengamos la divisa sube o baja afectará al dinero que mensualmente (o según el contrato que tengamos) debamos al banco, y esto, lamentablemente, no se puede predecir ni por los bancos ni por nadie...

Características de las hipotecas multidivisa

Existen ciertos aspectos en las hipotecas multidivisas que las diferencian del resto con claridad. Te contamos alguna de ellas que, aún así, ya hemos mencionado:

  • Préstamos en otra moneda. El capital que se presta es un capital extranjero, es decir, no es en nuestra moneda (del Euro). La mayoría de las hipotecas que cuentan las personas que suelen acudir al banco a por un préstamo suele ser en euros.
  • Diferentes multidivisas extranjeras. Existen multitud de monedas en las que se puede pedir el préstamo, hablamos de yenes, dólares, dólares australianos, francos suizos, ...
  • El precio de la moneda. El precio de la moneda, así como los intereses de la misma variarán dependiendo de la cotización de dicha moneda en el mercado.
  • Tipo de referencia del préstamo hipotecario. En el Euro se le llama EURIBOR, pero al tratarse de diferentes monedas diferentes al Euro el tipo de referencia extranjero es el LIBOR.
  • Riesgo del cambio del precio de la moneda. Al igual que mencionábamos la existencia del precio de la moneda y como puede variar dependiendo de la moneda, ésto mismo se convierte en un riesgo. Hablamos de riesgo porque el precio de dicha moneda puede fluctuar tanto positivamente (si su precio con respecto al Euro mejora) o negativamente (si con respecto al Euro empeora).
  • Cantidad a pagar variante. Puesto que el precio de la moneda va cambiando dependiendo del tipo de interés, es obvio que la cantidad a pagar por mes también varía para el usuario que tiene dicho tipo de hipotecas.
  • Condiciones bancarias. Al tratarse de un préstamo que el banco nos va a ofrecer en otra moneda, éste se asegura que no se arriesgue su capital. Dicho de otro modo: el préstamo nos impondrá condiciones ventajosas para ambas partes, pero siempre jugando a su favor; si elegimos una moneda que fluctuará a nuestro favor (lo que reduce la cantidad a pagar) puede que el banco nos ponga más condiciones bancarias para evitarse que dejen de ganar la cantidad de dinero correspondiente.

¿Cómo reclamar las hipotecas multidivisa?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No