Tania Díaz
Salir de una hipoteca compartida

Iniciar un proceso de divorcio no es una tarea sencilla. Menos aún cuando nos encontramos en la situación de tener una vivienda e hipoteca compartida con nuestra ex pareja.

Normalmente la mayoría de parejas que se encuentran en esta situación desconocen lo que ocurrirá con la hipoteca después del divorcio. Tampoco saben qué opciones tienen o como pueden salir de esa hipoteca compartida.

Te contamos cómo puedes salir de una hipoteca compartida después de un divorcio. Las opciones que tienes tanto si deseas continuar en la vivienda como si no.

¿Cómo salir de una hipoteca compartida?

El porcentaje de divorcios aumenta año tras año. Desgraciadamente cada vez más personas se encuentran con que la hipoteca compartida es el principal impedimento para dar por zanjado un matrimonio mal avenido.

En otros muchos casos se creé que con trasmitir la propiedad de la vivienda el tema está zanjado, cuando lo que en realidad se produce es una situación en la que una de las dos partes no es propietaria de la vivienda, pero sigue manteniendo la deuda con la entidad financiera.

Las opciones que tiene una pareja en proceso de divorcio para salir de la hipoteca conjunta son básicamente dos. Cancelar la hipoteca o realizar una novación en favor de uno de los miembros de la pareja. Te explicamos cómo hacerlo.

Venta de la vivienda y cancelación de la hipoteca

Resulta obvio que cancelar una hipoteca de la noche a la mañana es prácticamente imposible, a no ser que se pueda vender la vivienda y con lo cobrado proceder a cancelar la carga hipotecaria. Es por eso que esta es quizá la primera salida que se plantean las parejas inmersas en un proceso de divorcio o separación. La venta de la vivienda que permita saldar el capital pendiente de la hipoteca.


Esta solución resulta en la mayoría de casos la opción más ventajosa para ambas partes. Ya que de esta forma ambos cónyuges quedan liberados de la carga hipotecaria y de la vivienda, pudiendo empezar completamente de cero.

En algunos casos y dependiendo del momento económico los divorciados pueden incluso obtener cierta rentabilidad de esta operación. Si consiguen vender la casa por un importe superior a la hipoteca más los gastos que supone esta operación de venta, que por otra parte no es la opción más económica en términos fiscales.

Tampoco es una tarea sencilla. Si tenemos en cuenta que normalmente cuando se produce un divorcio se quiere acabar con el proceso de separación cuanto antes. Tener que esperar a que aparezca un comprador puede resultar complicado para muchos.

Extinción del condominio y novación de la hipoteca

La otra opción que tiene una pareja en un proceso de divorcio para salir de la hipoteca conjunta, es cambiar la titularidad de la hipoteca en favor de uno de los dos ex cónyuges.

El proceso es similar a una venta aunque resulta más económico en términos fiscales. En este caso vivienda e hipoteca se quedarían en manos de uno de los dos miembros de la pareja. Es lo que se conoce como extinción del condominio. El miembro de la pareja que se queda la hipoteca y vivienda ofrece una contraprestación a la otra parte en compensación por los pagos efectuados conjuntamente a la hipoteca durante el matrimonio.

El mayor problema que existe a la hora de adoptar esta solución es que en muchas ocasiones un miembro de la pareja por separado, no tiene la suficiente capacidad económica para afrontar el pago de la cuota.

Además necesitamos contar con la aprobación de la entidad financiera para realizar la novación de la hipoteca. Lo que en muchas ocasiones convierte este trámite en algo prácticamente inviable o solo lo hace posible para el miembro de la pareja más solvente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No