David Méndez
Normalización contable

En las empresas, la contabilidad es una de las ramas de la economía más fundamentales, junto a otros departamentos. Se encarga de contabilizar todas las operaciones que se realizan en la empresa, así como optimizar los recursos para mejorar en su productividad.

No obstante, es importante que entre las contabilidades de una empresa y otra haya cierta semejanza que permita la comparación así como poderse entender lo que se está transmitiendo. De eso mismo trata la normalización contable, un proceso que trata que haya una homogeneización de la normativa y principios contables.

Esta normalización implica que se aplique una normativa común y similar a todas las empresas, sean de donde sean y trabajen en diferentes sectores. Y, obviamente, por esto mismo se plantean diferentes escenarios con respecto a la normalización contable. Encontramos dos grupos de aplicación: la que se encuentra a ámbito nacional e internacional; y la que se encuentra a nivel público y estatal.

Grupo I: Ámbito territorial

  • Ámbito nacional. La contabilidad que se aplica es común a un territorio nacional (de un país o territorio geográficamente concreto). Esto sucede cuando en el territorio se quiere pactar cierta norma común para que todos las empresas de una misma zona o región se rijan bajo dicha norma. La normalización contable de ámbito nacional se debe lograr para que exista cierta armonía o regularización entre las empresas de un mismo país.
  • Ámbito internacional. Se lleva a cabo cuando son varios los países que carecen de contabilidad de ámbito nacional o aquellos que desean unirse de forma común a una normativa contable común. Gracias a esto, se permitirá realizar operaciones internacionales sin problemas, puesto que las empresas que comercializan entre sí cuentan con normativas similares (o iguales).

Grupo II: Proceso de normalización



  • Nivel privado. Para que esto suceda, varios agentes privados (empresas) deben ponerse de acuerdo y entre ellas realizar el proceso de normalización contable. No suele ser muy común que las empresas tengan la iniciativa para hacer esto, pero suele ocurrir en los países en los que el Estado no juega un gran papel. Además, esta práctica también es común entre empresas que tienen o buscan intereses comunes entre ellas.
  • Nivel público. En este caso, es el Estado o cualquier institución pública la que inicia el proceso de la creación de la normalización contable. Los objetivos, por este lado, son crear normas comunes entre las empresas de su país (o países, dependiendo del organismo que sea) y ejercer cierto control, orden y limpieza en los datos que se manejan.

Ventajas de la normalización contable

Entre las ventajas que podemos encontrar gracias a la normalización contable encontramos las siguientes:

  • Ventaja entre aquellos países que pueden mejorar sus transacciones económicas. Esto es básicamente una ventaja ligada a las empresas que sus países cuentan con normalización contable: se pueden ayudar unas a otras, es más cómodo a la hora de realizar un ajuste contable para ambas y se ahorra en tiempo y coste.
  • Se pueden entender los estados financieros. La ventaja anterior radica en la siguiente, y es que los estados financieros (balances, cuentas de pérdidas y ganancias, etc) se pueden entender mejor entre aquellos países que se ha establecido una normalización contable de los que no.
  • El aumento del acceso de inversores. Obviamente, los inversores van a invertir en aquellas empresas en las que la contabilidad la entiendan sin problemas. Si hay alguna que no la entienda porque no está normalizada o es común a algunas otras conocidas del sector, posiblemente no se animen ni a invertir. Esto supone una desventaja para la empresa y, en general, para el país.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No