El salario bruto es el sueldo que recibe el trabajador antes de que se aplique la retención del IRPF y la cotización a la Seguridad Social.

 La nómina la podríamos comparar con un recibo que la empresa entrega a cada trabajador como justificante del trabajo realizado. El documento debe contener toda la información respecto a la retención de IRPF a la que está sujeta el empleado, así como su cotización a la Seguridad Social.
 

Puedes saber más sobre cómo interpretar una nómina para comprender el documento con el que recibes tu sueldo todos los meses.

Salario bruto: ¿Qué retenciones se aplican?

En el momento de negociar un contrato con la empresa es importante aclarar si el sueldo que nos están ofreciendo se trata de un salario bruto o neto porque puede variar mucho de una cantidad a otra.

Para evitar sorpresas, en la primera nómina es conveniente tener claro qué partes componen el sueldo y cuáles son las cantidades que se restan al salario de cualquier trabajador. Las cantidades que se restan al salario de un trabajador son:


  • El Impuesto de la Renta de las Persona Físicas (IRPF):  Se trata, a grandes rasgos, de un dinero que el Estado, más concretamente la Agencia Tributaria, se guarda del sueldo de cada empleado en previsión de lo que después deberá pagar a Hacienda, de esta forma, si la declaración de la renta es positiva (sale a pagar) la cuantía a abonar por parte del empleado será menor porque ya habrá adelantado parte de ella, si sale negativa Hacienda devuelve el dinero abonado de más. La retención de IRPF varía en función de los ingresos de cada trabajador pero, en cualquier caso, cuanto más alto es el salario mayor porcentaje se destina a Hacienda.
  • La Seguridad Social: Las cuotas a la Seguridad Social también dependen de la situación del trabajador pero en este caso contractual, es decir, varían en función si se si se trata de un trabajador indefinido o temporal.

Diferencia entre salario bruto y neto

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No