familiaLa economía doméstica resulta difícil de mantener. En esta época de crisis, la escasez de dinero casi no permite cumplir con el presupuesto del hogar. Este problema, en ocasiones, se ve intensificado por algunos conflictos que puedan surgir entre los miembros de la familia. Por ello, será importante aprender a no mezclar la economía con estos inconvenientes.

Para esto, resulta importante involucrar a todos en la economía doméstica. Tanto los padres como los hijos deberían mantenerse al tanto de los principales objetivos económicos del hogar. Asimismo, es importante que haya una plena confianza y transparencia en el manejo de la economía. Esta confianza también contribuirá a disminuir los problemas del hogar.




Por otro lado, es fundamental valorar todo tipo de ganancias. Las diferencias en el salario de uno u otro miembro del hogar pueden generar ciertos conflictos. Por ello, es necesario aprender a valorar cualquier tipo de ganancia digna, más allá de su monto real, y tener en cuenta que este dinero deberá compartirse para satisfacer una meta común.

Es importante también ser siempre objetivo y establecer un presupuesto con cifras claras y reales. De esta manera, se podrá mantener un plan adecuado para cubrir todo tipo de necesidades.