Principios de la economía social

Cuando se habla de economía social y solidaria (ESS), se quiere poner de manifiesto un modelo económico que se centre en las ventajas y aportaciones sobre un colectivo de consumidores antes que en el lucro, exclusivamente, individual.

Para lograr esto, se suele contar con asociaciones de productores, cooperativas, asociaciones caritativas, organizaciones no lucrativas, etc.

Normalmente, este tipo de economías no se suelen asociar al ámbito de economía pública, ni economía privada capitalista. Debido al objetivo que presenta, se trata más bien de un concepto que se suele situar entre los dos ámbitos anteriores.

¿Cuáles son las claves de la economía social?

No obstante, la ESS presenta una serie de principios, que son los siguientes:

Empleabilidad digna y estable




Ya que el principal objetivo es estar centrado en las personas, obtener un empleo digno y estable supone algo fundamental. Además, dichas organizaciones no solo aseguran un salario digno, sino la posibilidad de seguir desarrollándose profesionalmente mediante formación proporcionada por la empresa.

Conciliación

Cuando se habla de conciliación se tienen en cuenta aspectos personales de las personas, así como la total integridad de estas en los planes de empleo que se ofertan. De este modo, las jornadas laborales y otro aspecto que tenga que ver con la persona se tienen muy en cuenta. Es decir, se reparte los horarios de forma equitativa, se da prioridad al bienestar del empleado, a sus disponibilidades y aptitudes, etc.

Cuidado del entorno

Fundamental el desarrollo sostenible y cuidado del medio ambiente poniendo especial atención a lo que se produce, cómo se produce y tratando de evitar gastos innecesarios mediante un consumo responsable. Para ello, las organizaciones deberán de ajustar su producción desde primer momento; promover cambios en sus sistemas de producción para que sea rentable producir los bienes a bajo coste y con el enfoque sostenible. Cuando se realizan acciones a favor del medio ambiente y el consumidor es consciente de ello, se contribuye a crear buena imagen de marca que, a razón de la empresa, conviene mucho tenerla.

Cooperación

Creación de contacto, ayuda y compromiso entre diferentes economías solidarias y sostenibles hacen que el concepto evolucione y que el compromiso sea cada vez más fuerte. Todo esto es gracias a las redes que se crean a partir del conocimiento compartido, de estrategias, recursos y otros entes de gran valor para que esto funcione. La cooperación entre empresas, además de adquirir nuevos conocimientos, implica desarrollarse a mejores organizaciones y obtener bienes y servicios cada vez más mejorados y más competitivos.

Participación y transparencia

Los participantes o socios de las empresas de las ESS lo hacen de manera voluntaria y totalmente democrática. Puesto que es una economía (ya mencionado) enfocada al usuario colectivo, tratarlos como tal y tener en cuenta su voto es importante. Por ello, el sistema democrático que rigen estas empresas es fundamental para poder complementar las acciones y decisiones que se toman. Recordemos que las empresas que forman las ESS son, en mayoría, empresas no lucrativas y cooperativas. Estas últimas tienen un sistema democrático y transparente a la hora de participación de sus socios en la organización.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No