Bancos y mercados se blindan ante la amenaza de colapso
Jesús Sánchez

Ya está pasando. Bancos y mercados comienzan a prepararse para las consecuencias que la guerra comercial entre China y Estados Unidos está provocando. La incertidumbre global promueve la venta de activos volátiles, cuya evolución va de la mano del comercio internacional y las decisiones políticas. Ahora los inversores se amparan a valores estáticos y los bancos centrales comienzan a bajar tipos de interés.

El Banco de la Reserva Neozelandesa ha rebajado del tirón 50 puntos básicos el interés hasta dejarlo en el 1%. Tras este movimiento, el banco de la Reserva India y el de Tailandia hicieron lo propio: India bajó el precio del dinero en 35 puntos (con tipos no vistos en casi una década). Y el Banco de Tailandia, que culminó la jornada con una reducción de 25 puntos y unos tipos del 1'5%.




Por su parte, Trump, después de armar toda la situación, concluye que la culpa la tiene la Fed (Reserva Federal de EEUU) y que debe bajar los tipos de interés más rápido y detener el "ridículo ajuste monetario".

El petróleo, materia prima muy vinculada a los ciclos económicos, ya reflejaba el miedo de los inversores. La última caída del barril europeo ha puesto en un 25% la caída del precio desde su máximo en Abril; dejándolo, prácticamente, como a principios de año, en 56 dólares. Por su tendencia, se puede decir que el producto energético ha entrado en un mercado bajista.

La caída del miércoles se produjo tras publicarse un aumento inesperado en los inventarios de petróleo de EEUU: se estimaba que estos se hubiesen reducido en 2,5 millones de barriles durante julio, pero finalmente se produjo un aumento en 2,38 millones de barriles, reflejando una falta de demanda que ha podido alimentar el temor de un frenazo de la economía.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No