Expertos empresarios y directivos vaticinan bajada de empleo pero rechazan la crisis
Alexis Ferri

Los empresarios españoles esperan una desaceleración de la economía mundial en 2020. Situaciones como el Brexit, la incertidumbre política y la guerra arancelaria de EE.UU, merman la confianza de los expertos según los resultados de los directivos y empresarios españoles encuestados en el Consenso Económico de la consultora PwC. Casi el 80% de los expertos, opinan que la economía crecerá pero por debajo de su potencial, aunque descartan que el PIB se contraiga y mucho menos esperan una recesión económica como la anterior sucedida. Tan solo el 20% restante cree que se vayan a producir tasas de crecimiento negativas en las principales potencias mundiales.

Respecto a la economía española, el 40,3% opina que la situación actual de nuestro país es buena, mientras que un 53,5% opina que es regular. Las previsiones según los expertos, rebajan el crecimiento esperado en 2019 de un 2,2% a un 2% y en 2020 del 1,9% al 1,8%, coincidiendo con las previsiones realizadas por el Gobierno. También el empleo se ve afectado en este caso, el 70,8% vaticina que se producirá una reducción del empleo, y solo un 8,8% opina que aumentará.

Las expectativas respecto de la inversión productiva en España también se ven afectadas negativamente. Los expertos que creen que se mantendrá estable se reducen de un 63,5% al 47% y los que opinan que disminuirá aumentan hasta el 42,5%. Con las exportaciones sucede algo similar, un 43,4% espera que se mantengan y un 40,7% que disminuyan. El Club de Exportadores e Inversores ha advertido que la desaceleración de las exportaciones es preocupante y que se debe dinamizar la competitividad internacional de las empresas.


Otro aspecto analizado por los panelistas, fue el análisis del consumo de las familias. Un 52,1% opinó que seguirá estable en los próximos seis meses, mientras que aumentó hasta el 40% los que opinan que disminuirá. Esto también se verá reflejado en la demanda de viviendas, donde un 56,5% estima que disminuirá la demanda.

Respecto a la situación europea, las expectativas también empeoran. La opinión refleja una disminución de los que consideran que la situación es buena, disminuyendo de un 54,2% a un 36%, y sube la opinión de un 44,1% a un 62,4% los que definen la situación como regular.

Por último y en conclusión, un 79,4% estima que de producirse una crisis en la eurozona, esta no tendrá el impacto que tuvo la anterior, debido a que los desequilibrios son menores y que existe un mayor margen de actuación en las políticas europeas. Además, los panelistas, opinan que las actuaciones por parte del BCE son las correctas y necesarias, pero que no son suficientes para revertir la situación. Consideran que la Unión Europea no dispone de las herramientas necesarias, y que el control total de la situación nunca será posible hasta completar la unificación fiscal y bancaria.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No