5 fuerzas disruptoras amenazan la eurozona
Jesús Sánchez

La mayor gestora de bonos del mundo, Pimco, se muestra incierta ante el futuro del euro. Avisa de que hasta 5 ámbitos o fuerzas pueden derrumbar la economía de la eurozona y acabar con las artificiales relaciones construidas con el euro. El problema que arrastra la eurozona desde sus inicios es la carga compartida que sufrieron algunos países a raíz de la inclusión en el euro. Actualmente, esta necesidad de dirigir diversos países, con capacidad económica muy diversa, bajo una misma política monetaria ha llevado a la desconfianza de muchos países a cerca de su continuidad.

La gestora de bonos organizó un foro de inversores donde se estudiaba la viabilidad del futuro del euro, aunque con un continente cada vez más envejecido y un estancamiento que se prevé que va para largo, establecieron 5 variables o fuerzas que amenazan la continuidad del euro:

  • China. Su desaceleración económica y la fuerte dependencia que tiene Europa de sus exportaciones e importaciones la convierten en un factor de riesgo para nuestra economía. Es el primer comprador de producto europeo y sus exportaciones tienen destino en gran parte de la eurozona.


  • Populismo.  El discurso euroescéptico de estos partidos a fomentado una mayor desconfianza y rivalidad entre países. Además, en lugares como Italia o España han configurado una parálisis gubernamental por la división de fuerzas políticas.
  • Demografía. El envejecimiento de la población, unido a un sistema de pensiones contributivo, obliga a el mantenimiento de la población por parte de los cotizantes, los cuales cargan cada vez con más porcentaje de población jubilada (actualmente por encima del 30%). A esto sumamos el ahorro que está generándose en respuesta a la incertidumbre de las pensiones, que está produciendo una bajada de los tipos de interés. 
  • Tecnología. Europa ha sido y sigue siendo el viejo continente; en materia de I+D+i las inversiones no han dejado de caer frente a los países asiáticos y EEUU. Según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los 28 países de la Unión Europea gastaron el 2% del PIB en investigación y desarrollo, por debajo del 2,8% de los Estados Unidos, el 3,2% de Japón y marginalmente por debajo del 2,1% de China.
  • Valoraciones del mercado financiero. Los rendimientos son extremadamente bajos; además, los inversores no han conseguido elevar el valor o la inflación de manera sostenida.

Todos estos factores han contribuido al mantenimiento de un estado de amenaza constante que dudosamente podrá mejorar, pero se espera que tampoco vaya a peor si se consigue mantener la unidad entre los países de la eurozona.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No