Los últimos datos reflejan las primeras causas del conficto: China ralentiza su crecimiento de producción industrial a niveles de hace 20 años.
Jesús Sánchez

Comienza el esperado golpe a la economía china. La producción industrial ha comenzado a ralentizarse y a romper las previsiones que tenían marcadas los analistas. Según el último informe de la ONE (Oficina Nacional de Estadística), la producción ha crecido un 4'4% de crecimiento interanual este agosto; las cifras que esperaban los expertos rondaban entre el 5'5 y el 5'2% de crecimiento, bastante más optimista.

La producción industrial se usa para medir la actividad de grandes empresas con una facturación anual de un mínimo 20 millones de yuanes (alrededor de 2,83 millones de dólares).




Las consecuencias del conflicto comercial con Estados Unidos se han hecho notar. Es el crecimiento más bajo desde el 2002, 17 años separan a China de estos niveles, preocupando (y con razón) a los mercados mundiales. Las consultoras hablan de una mayor desaceleración durante el próximo año, datos que no arrojan demasiada esperanza ante la crisis mundial que se está fraguando desde EEUU, China y Europa.

Por la parte de consumo, las ventas en minoristas han descendido una décima en comparación con el año pasado, arrojando un crecimiento del 7'5%.

La ONE ofreció hoy también el dato de la inversión de activos fijos, que creció un 5,5 % en los ocho primeros meses del año, dos décimas menos que en el periodo comprendido entre enero y julio.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No