La inflación en la eurozona a mínimos desde 2016
Jesús Sánchez

La eurozona cerró julio con niveles de inflación del 1%, los más bajos desde noviembre del pasado 2016, dejando vía libre al Banco Central Europeo para que tome medidas inmediatamente. En la Unión Europea (UE), la tasa de inflación interanual se situó en julio en el 1,4%, frente al 1,6% de junio.

Este debilitamiento de la tendencia inflacionista se debe al estancamiento de la subida de precios de las energías; y, aunque en otras materias como alimentación o servicios ha subido, seguimos una décima por debajo del mes anterior, lo que ha hecho estallar las alarmas en los estados miembros. Entre los países de la UE cuyos datos estaban disponibles, los precios bajaron un 0,7% interanual en Portugal y subieron un 0,1% en Chipre y un 0,3% en Italia, mientras que las mayores subidas de los precios se observaron en Rumanía (4,1%), Hungría (3,3%), Letonia y Eslovaquia (ambos 3%).


Alemania, con el freno echado, ha desencadenado un efecto dominó como si de un atasco se tratara, contagiando a sus vecinos europeos. El BCE deberá flexibilizar la política monetaria con el fin de reavivar la economía de la eurozona; Mario Draghi ya avisó de una batería de medidas que ayudarían a empujar la economía, pero de las que no se sabe fecha de aplicación (se presume que en septiembre tendremos información sobre ellas).

Paralelamente, la guerra comercial entre el gigante americano y el titán asiático solo respaldan junto con esta noticia la venida de una recesión global. Mientras los países tratan de blindarse, Europa debe tomar medidas y mejorar las políticas antes de que sea inevitable la caída de la economía mundial.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No