La eurozona cerca de la parálisis
Jesús Sánchez

Alemania percibe la primera contracción en su economía en 6 años y medio. En consecuencia, la zona euro se encuentra cerca de la parálisis; llegando a obtener un ritmo de crecimiento durante este trimestre cercano al 0'1%, según los pronósticos.

Estos datos no hacen más que respaldar la temida previsión de que el motor de la economía europea perciba una vez más, este tercer trimestre, una tasa negativa en su PIB. Lo que encadenaría 2 periodos consecutivos con esta puntuación. El sector automovilístico a ritmos del 2009, ha dejado la responsabilidad de mantener el PIB al sector servicios, que ha ido debilitándose a lo largo del año. Ambos sectores han sufrido un duro golpe por la falta de demanda exterior (tanto en automóviles como servicios), disminuyendo notablemente las exportaciones.




Esta crisis industrial no se reduce al vecino germano, dentro de la zona euro se percibe un grave deterioro del sector manufacturero, cuya producción está en niveles de 2012, y una ralentización, a su vez, del sector servicios. Y lo peor está por llegar, las empresas no auguran mejoras en los próximos 12 meses, como consecuencia de la incertidumbre por la guerra comercial, la parálisis del Brexit y las tensiones geopolíticas.

Francia, donde la actividad total se ha ralentizado hasta su mínimo de hace cuatro meses, el sector servicios también se ha desacelerado hasta su menor nivel desde mayo pasado y la actividad manufacturera ha caído por octava vez en los doce últimos meses.

Y España, con la parálisis electoral y unas nuevas elecciones el próximo 10 de noviembre, no se salva de sumarse a esta crisis. Hasta la fecha, no se ha podido iniciar ningún protocolo ni medida económica para prepararnos fiscal o financieramente para la crisis global que se viene encima. Hasta que no se forme un Gobierno estable, España continúa con las manos atadas ante la recesión europea. 

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No