El Banco de Japón se enfrenta a la tendencia global
Jesús Sánchez

El Banco de Japón (BoJ) decide mantenerse en la misma línea: mientras todos los bancos centrales comienzan a activar medidas para reactivar la economía ante la posible incertidumbre global, el BoJ mantiene su política monetaria. Esto ha sucedido tras 2 días de duras negociaciones sobre si continuar con unas tasas de interés de -0'1% en corto y medio plazo para los depósitos de los bancos y el control de la curva de rendimientos para situar en torno al 0% los tipos a largo plazo.

Por otra parte, van a continuar con la compra masiva de activos por valor de 80 billones de yenes anuales, aunque "de manera flexible"; además de aspirar a una inflación del 2%, sin especificar exactamente cuando la alcanzarán. La realidad es, ha tenido que reconocer la entidad, que actualmente la tasa de inflación de los precios se sitúa en el 0'5%, pero siguen con su decisión de mantener en el 2% la meta.




La decisión del Banco de Japón se toma justo después de que la Reserva Federal de EEUU retomara la bajada de tipos de interés por la continuidad de la guerra comercial entre Washington y Pekín. También el BCE (Banco Central Europeo) rebajó la semana pasada los tipos por primera vez en más de tres años. 

Japón insiste en mantener su política monetaria "al menos hasta la primavera de 2020 teniendo en cuenta las incertidumbres sobre la actividad económica y los precios, incluidos la evolución de las economías extranjeras y los efectos de la prevista subida del IVA".

El BoJ señaló también que, pese a verse afectada por la desaceleración económica de otros países, prevé que la economía japonesa siga "una tendencia de expansión moderada".

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No