Jose Banda

Actualmente, existen dos clases de familias. Por un lado, se encuentran aquellas para las que los hijos siempre son adolescentes y por ello no deben asumir responsabilidades económicas. Por otro lado, hay familias que les imponen responsabilidades económicas a los hijos apenas ellos empiezan a tener ingresos.

La ausencia de responsabilidades económicas con la familia es un factor que indirectamente va demoliendo las ganas de prosperar. Si los hijos no asumen responsabilidad alguna, ellos tendrán menos intenciones de buscarse un futuro mejor de manera independiente.




Por el contrario, imponerle ciertas responsabilidades económicas a un hijo es una forma de contribuir a su educación financiera. Esta responsabilidad puede ser de una cantidad variable y no necesariamente debe ser obligatoria, pero es importante que ellos sientan que deben asumir esta responsabilidad.

Un hijo que recibe mil euros de salario y debe pagar 600 euros en responsabilidades de su hogar se esforzará mucho más por mejorar en su trabajo e intentar emanciparse, buscando siempre ahorrar costos. Esto será importante para que en el futuro pueda lidiar con cualquier dificultad económica.

 

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No