David Mendez Ruiz
Tipos de interés de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son un producto muy popular entre los bancos y la sociedad. No obstante, existen una serie de intereses asociados a ellas que quizá no conozcas o no sabías que se te pueden aplicar. Este es el motivo por el que muchas personas se llevan sustos a la hora de solicitar o usar una tarjeta de crédito. ¿Quieres conocer qué tipos de interés se te pueden aplicar por tener una tarjeta de crédito y qué implica? ¡Tenemos esa información! Sigue leyendo para conocer todo.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Antes de nada y, aunque pueda parecer obvio, debemos hacer un repaso a lo que significa tener una tarjeta de crédito. Una tarjeta de crédito es un producto financiero que se contrata, por lo general, en una entidad bancaria y que tiene asociada una línea de crédito a disposición del cliente. De este modo, el usuario titular de este plástico podrá pagar en diferentes establecimientos y comercios con la significativa consecuencia de que el dinero será cargado en la cuenta con posterioridad.

Esto mismo hace que, como bien sabrás, el dinero tenga su coste. El coste del dinero son los intereses, haciendo que las tarjetas de crédito sean más costosas que las tarjetas de débito. Esto se debe a los diferentes intereses que se derivan de la demora en las cuotas que el cliente tiene por realizar diferentes operaciones en los comercios.

¿Y cuáles son esos intereses? ¡Pues vamos a verlo!

¿Qué intereses tiene una tarjeta de crédito?

Interés por pago aplazado

Se trata del interés principal de una tarjeta de crédito. Como ya hemos adelantado anteriormente, la tarjeta de crédito permite al usuario cargar el monto de la cantidad que ha gastado en un futuro mediante una cuota. Esta puede fija al mes o que se cargue se haga más tardía, así como fraccionar el pago.

Si deseamos que la cuota se cargue más adelante o deseamos fraccionar el pago, deberemos pagar por ello. El interés a pagar suele venir ya estipulado por el banco, sin contar que esta cuantía suele ser elevada. El tipo de interés, además, puede ser mensual, trimestral o anual, teniendo que tener en cuenta el TAE de dicha tarjeta bancaria. Este indicador indica los intereses y también los costes asociados.




Por lo tanto, recomendamos comparar las diferentes tarjetas que tengamos a disposición con un TAE bajo. Se calcula:

TAE = (1 + tipo de interés mensual) 12-1

Interés por sacar dinero en efectivo

También llamado interés por disposición de efectivo en el que el banco nos cobra por el hecho de disponer dinero con la tarjeta bancaria de un cajero. Es posible que el banco nos cobre ciertos intereses por sacar dinero del cajero. No obstante, puede que no nos cobren dichos intereses si podemos devolver la cantidad en un tiempo determinado o, simplemente, no nos lo cobran.

Interés por demora en pago

Al igual que sucede cuando retrasamos en el pago de un crédito o un préstamo, en las tarjetas de crédito, si no pagamos cuando debemos, pueden que nos apliquen un interés por la demora en el pago. Este suele ser más elevado del interés que normalmente deberíamos pagar y dejará de ser efectivo una vez hemos cubierto lo que debemos al banco.

Importante y recomendable revisar en el contrato de la tarjeta de crédito a partir de qué día de retraso en el pago nos cobrarán dichos intereses.

Interés por exceso de crédito

Si nos pasamos con el número de compras que pagamos con la tarjeta de crédito y, por tanto, hemos consumido más del crédito que disponemos, puede ser que nos cobren más. Este interés es por exceso de crédito y normalmente para evitar que nos cobren este tipo de interés (que es más elevado que el normal) basta conque no nos pasemos del límite mensual. Además, dependiendo del tipo de contrato, puede que estemos generando un descubierto en la cuenta, al necesitar más crédito que el de intereses hemos pagado.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No