gastosLa crisis le ha enseñado a muchas familias a cambiar ciertos hábitos relacionados a la economía doméstica. Uno de los hábitos que, si no lo ha hecho ya, debería volverse más común es el uso presupuestos familiares.

En un presupuesto familiar se encuentran registradas todas las operaciones económicas que podamos y que tengamos que hacer. En este documento se deberían contrastar los outputs con los inputs y de ello obtener un saldo positivo.




Los outputs son todos aquellos gastos que uno debe realizar, como por ejemplo los pagos de la vivienda, del colegio de los hijos, del coche, etc. A su vez, los inputs son todos los ingresos de dinero que puedan ser registrados. Por lo general, estos ingresos incluyen a los sueldos, ciertos productos financieros de los que uno puede obtener un beneficio, alguna propiedad que se haya puesto en alquiler, etc.

Los presupuestos son fundamentales, sobre todo en tiempos difíciles, ya que afectan de forma directa el consumo de cada familia.