Jose Banda

economiaEl país aún no sale de la crisis económica y muchas familias ya no saben qué hacer para lidiar con este problema. Sin embargo, en el peor momento siempre es importante detenerse a reflexionar sobre los aspectos positivos. Dentro de todo, la crisis económica también tiene un lado positivo.

En el corto plazo, el efecto más notorio es que los precios se han moderado como consecuencia de la crisis. Para intentar mantener cierto nivel de ventas, los distintos establecimientos comerciales se han visto en la obligación de reducir sus precios. Esto de alguna manera favorece a los dolidos consumidores.




En el largo plazo se espera que las empresas se vuelvan más eficientes.  La crisis ha sido una dura lección para todas las empresas, por ello, para que puedan garantizarse un futuro más saludable, deberían empezar a cumplir una labor más eficiente.

Asimismo, la crisis ha cambiado ciertas costumbres de los consumidores habituales. Ahora se espera que en los próximos años se incremente la cultura del ahorro dentro de los hogares. Esto asegura un crecimiento más sostenible para los próximos años.

 

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No