José Banda

Muchos son los males que hacen imposible que salgamos de la crisis. Simplemente iremos poniendo parches, lanzaran cortinas de humo, hasta que un dia nos levantemos y veamos que todo aquello que nos ha llevado tiempo conseguir se ha esfumado de la noche a la mañana. La culpa es de:

Gasto Público desorbitado, mala gestión de los fondos públicos, corrupción, y falta de control y planes de austeridad aplicados al Gobierno Central.

Política de inmigración no controlada, sustentando con ello la creación de empleo sumergido, sueldos precarios y condiciones denigrantes.

Productividad nula o deficiente de las empresas españolas, bien debido a falta de inversión en I+D+i (investigación, desarrollo e innovación).

Ayuda nula a empresas y PYMES, las cuales generan el 80% del empleo. Ayuda desmesurada a grandes corporaciones y Bancos, los cuales no generan ningún tipo de valor añadido ni riqueza a un país.

Funcionarios no productivos, con una cantidad que dobla a paises más desarrollados y con la mitad de funcionarios. Un gasto insostenible.


Ayudas y subvenciones tanto a Pymes, autónomos y particulares defectuosas e ineficientes, lo que genera una mala redistribución de la riqueza y la incapacidad de creación de empleo y aumento del desempleo.

Dependencia exterior positiva, lo que significa una balanza comercial negativa. Importamos mucho más que exportamos, lo que disminuye la Balanza comercial a nuestro favor, y por consiguiente, el PIB per cápita.

Mala gestión de la Inversión Extranjera, debido a la pésima imagen de España en el exterior. España no sabe venderse hoy en dia con el actual gobierno, y por consiguiente, no hay inversor que quiera apostar por un país que da esta imagen de inestabilidad.

Base educativa o sistema educativo ineficiente. Un país vale lo que valen las personas que lo componen, y en términos laborales, España no tiene ni la capacidad ni la intención de retener los talentos que acaban en manos de empresas multinacionales de otros paises. Por otra parte, no hay una educación de calidad, sino más bien de pan y circo.

Base jurídica precaria y defectuosa, con lagunas legales incapaces de ser corregidas. España necesita una reforma en la Constitución, con leyes creibles y razonables donde el delincuente no se sienta como en el paraiso de la corrupción y la delincuencia común. Como ejemplos, podemos ver asesinos que no pasan ni 2 años en la cárcel, y gente que roba para comer y es condenada a 10 años. Todo esto sin nombrar a los ladrones de guante blanco.

 

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No