Definición de Teoría de la agencia

La teoría de la agencia se define como aquella situación en la que se ha demandado a un agente o a una persona la realización de una actividad o trabajo a nombre de una empresa o persona, siendo éste principal el demandante de dicho trabajo. Por ello, para comprender el concepto de teoría de la agencia es importante que tengamos en cuenta que la empresa o principal lo que ha hecho es delegar una actividad, función o trabajo en manos de un tercero, que será el agente.

¿Qué características tiene la teoría de la agencia?

Una de las características de la teoría de la agencia es que todo depende siempre de un sistema de subcontratación. No obstante, esto no supone ninguna ilegalidad, ya que es lícito contar con los servicios de un tercero. De hecho, una de las ventajas de la teoría de la agencia es que la empresa principal o demandante puede conseguir mejores resultados si cuenta con la ayuda de un experto en el desarrollo de su actividad. Otros rasgos de la teoría de la agencia son los siguientes:

  • En la teoría de la agencia trabajan dos partes y cada una de ellas persigue un beneficio en común, de forma que si una lo consigue, la otra probablemente también.
  • En toda teoría de la agencia prevalecen unas condiciones económicas que se establecen previamente al desarrollo de la actividad. Por ello, la teorñia de la agencia solamente funcionará correctamente mediante acuerdos empresariales.
  • Para que la teoría de la agencia funcione es importante que ambas partes sepan hacer frente por igual a los conflictos que puedan surgir, ya que es algo común e imprescindible para el desarrollo económico de la agencia.


  • La teoría de la agencia permite trabaja de forma eficientes porque es flexible en términos de la organización empresarial.

¿Qué desventajas presenta la teoría de la agencia?

Como todo desarrollo de actividad, dado lo que implica esta teoría, hay algunos inconvenientes que tiene la teoría de la agencia, y entre ellos nos encontramos con uno principalmente y es la diferencia de intereses. Para que el acuerdo entre las dos partes pueda funcionar es importante que se camine siempre bajo la misma dirección, puesto que en el primer momento en el que nos encontremos con una división de intereses, los objetivos correrán riesgo.

Además, en estos casos los costes de producción aumentan y lo hacen por algo tan simple como el propio acuerdo, ya ni siquiera por problemas posteriores, sino por el simple hecho de recurrir a los servicios o a la contratación de otra persona. Por ello, es tan importante que agencia y principal definan los objetivos para que la teoría de la agencia salga delante y funcione correctamente. De hecho, en el primer momento que una de las dos partes se sale de los objetivos fijados, la relación laboral corre peligro.

Por tanto, antes de tomar una decisión para fijar esta teoría de la agencia, hay que definir bien los objetivos y hacer un estudio de viabilidad para determinar que pueda o no funcionar y valorarlo todo detalladamente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No