Definición de M-commerce

El m-commerce o Mobile Commerce es un tipo de comercio electrónico que emplea el teléfono móvil para realizar las transacciones de compra y venta de productos o prestaciones de servicio, ya sea mediante un navegador o una aplicación. Aunque el comercio móvil no está tan desarrollado como e-commerce, lo cierto es que está creciendo de manera significativa con la mejora de las nuevas tecnologías.

El rápido crecimiento del consumo del teléfono móvil y de otros dispositivos inalámbricos, como las tabletas, está incentivando el auge del m-commerce en las empresas. Asimismo, este crecimiento también se debe a la mejora in crescendo de la confianza de los consumidores en la compra online, a causa de las mejoras en seguridad de las tiendas online y en la calidad de las experiencias. Billetes de avión, ropa, calzado, reservas en hoteles, .... Cada vez son más los consumidores que realizan sus compras a través del móvil o la tablet y, con ello, son muchas las empresas de productos y servicios que deciden unirse a la moda del comercio móvil.

No obstante, es fundamental conocer las ventajas y desventajas del m-commerce, especialmente respecto a la usabilidad, el desarrollo y la experiencia del usuario con las aplicaciones móviles.

Ventajas del m-commerce

A continuación, detallamos algunas de las ventajas del mobile commerce:

  • Tan solo requiere un navegador móvil, de manera que no es necesario un desarrollo adicional para su funcionamiento
  • La versión responsive de las pantallas de los teléfonos móviles son más rápidas y permiten una navegación más cómoda para los usuarios
  • La actividad de compra y venta se agiliza y simplifica gracias a las apps


  • Posibilidad de segmentar las audiencias por edad, sexo, ubicación geográfica, etc.

Desventajas del m-commerce

Veamos a continuación la otra cara del comercio móvil. Descubre ahora las desventajas del mobile commerce:

  • Cuanta más información contenga la página web, más tiempo tardará en cargarse
  • La versión responsive requiere un desarrollo y unos conocimientos extra, lo cual conlleva unos costes elevados
  • Asimismo, la versión responsive podría no reflejar todo el contenido de la web
  • Las apps deben adaptarse a los diferentes sistemas operativos (Android, iOS, Blackberry, etc.)

Toda la información sobre el e-commerce