David Méndez
Factor de sostenibilidad

Está claro que la estructura de la sociedad está determinando la manera en que va a cambiar las nuevas pensiones. La población tiene una fuerte tendencia al envejecimiento, y esto ha provocado que el sistema de pensiones haya tenido que ser revisado.

En España esto resulta un problema: la estructura social está más envejecida con respecto a otros países. Además, el alto nivel de desempleo agrava la situación, colocando este tema en uno de los primordiales problemas a abordar y zanjar en el presente. Bajo estas premisas, ¿qué se puede hacer o qué se ha intentado hacer?

¿Qué es el factor de sostenibilidad?

El factor de sostenibilidad era el indicador que calculaba la cuantía de la pensión de jubilación. Esta se basaba en 3 factores principalmente: la edad de jubilación, los años cotizados y el importe inicial de la pensión. Junto a estos 3 factores se determinaba la cuantía a percibir y si se cedía la pensión, en qué medidas.

Hasta ahora, eso no había significado problema pues no había sido puesto en duda ni cuestionado la manera en la que se cuestionaban las pensiones. Pero debido a los cambios en la sociedad, estas variables se han visto cuestionadas.

¿Cómo se aplica el factor de sostenibilidad?




El factor de sostenibilidad se va a aplicar con las variables que se han mencionado anteriormente. No obstante, tras la nueva reforma, se introducen algunos cambios.

A partir de la nueva reforma, el factor de sostenibilidad ha sufrido cambios en la manera en la que se aplica. En concreto, a partir de 2019, se añaden dos nuevas variables para el cálculo de la pensión. Estos dos factores nuevos son: la esperanza de vida de los nuevos jubilados y los fondos que tiene disponible el Estado.

¿Por qué se aplica este cambio? La respuesta es sencilla: prejubilados, los nuevos jubilados y los ya jubilados deben percibir la misma cantidad de dinero. Explicado de una manera más razonal es que la esperanza de vida ha ido aumentando y aumentará con el paso del tiempo. Esto provocará que los ya jubilados gocen de menos pensión que los nuevos, siendo éstos últimos su cuantía a percibir mayor.

En resumidas cuentas, las nuevas medidas pretende pagar menos al mes, pero pagando durante más años (los que extienda la esperanza de vida de la persona). Aquí es donde entra el juego el debate, pues serán muchos los jubilados que recibirán poca pensión debido a este reajuste, y sin saber a ciencia cierta si esto de verdad funcionará o es un mecanismo del Gobierno para ahorrarse algunos euros en las futuras pensiones.

Nuevas pensiones: los fondos disponibles del Estado

Otro punto a tratar es el segundo de los cambios que se introducen en el factor de sostenibilidad y es que las pensiones dependerán del dinero disponible del Estado. Esto implica que las pensiones serán mayores si aumentan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones existentes. Estos valores tomarán entre el 0'25% y 0'5% del IPC.

No obstante, y para tranquilidad de algunas personas, dicho cambio del Factor de Sostenibilidad no será efectivo de momento. El cambio iba a aplicarse a partir de 1 de enero de 2019, pero debido a los Presupuestos Generales del Estado para el 2018, dicha fecha ha sufrido un retraso de la entrada en vigor a una no posterior al 1 de enero de 2023. Eso sí, aún no se ha estimado cuándo será esa fecha y si las condiciones serán las que se han acordado en el presente artículo según los documentos oficiales sacados por el Estado.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No