La mayoría de veces que estamos dispuesto a usar nuestros ahorros para invertir, no sabemos en qué producto financiero lo podemos hacer. Nos salen muchas dudas al respecto, por lo que hoy te vamos a aclarar las dudas entre dos activos diferentes: los índices y las acciones.

Para empezar, debemos conocer qué es cada cosa. Un índice bursátil es un índice que se toma como referencia y que está formado por un conjunto de valores que cotizan en una bolsa de valores. Por otro lado, las acciones son partes representativas del capital social de una empresa, normalmente de una sociedad anónima.

La inversión en índices bursátiles se basa en la inversión en fondos de inversión que los replican, es decir, que realizan las mismas acciones que ellos. En cambio, las inversiones empresariales tratan de obtener rentabilidad mediante la diferencia de venta de la acción con su valor real emitido por la empresa en un momento determinado en el pasado.

Sabiendo esto, ¿qué diferencia una inversión de otra y cuál es mejor?

Diferencias entre la inversión en índices y en acciones

Como hemos dicho, la inversión en índices bursátiles supone invertir en lo que viene siendo un índice bursátil completo: es decir, no se invierte en una empresa concreta del índice bursátil (como Inditex, Telefónica, ...) sino en ese mismo índice. Por ejemplo, se invertiría en el IBEX35, NASDAQ 100, entre otros.

Esto puede suponer una ventaja, puesto que si invirtiéramos en una acción deberíamos de invertir en una empresa concreta del índice. En cambio, invirtiendo en el índice diversificamos el riesgo ya que se invierte en todas las empresas a la vez. De este modo, el riesgo de la cartera se verá reducido al invertir en índices bursátiles antes que en acciones.

Y esto nos da paso a otra ventaja de la inversión en índices: si inviertes en una sola empresa y el valor de sus acciones decae, perderás más dinero. Por este motivo, también se recomienda invertir en diferentes índices bursátiles de diferentes países.


Por otro lado, los índices bursátiles no suelen dedicarse únicamente a un sector (hay algunos activos que sí, como los ETFs). Esto puede suponer una ventaja, pues no tendremos que preocuparnos en saber en qué sector invertir, qué empresa lo hará mejor, o estar pendiente de lo que hace para saber si nos conviene seguir invirtiendo o no. Como hemos dicho, se trata de un índice general, normalmente de un grupo de empresas de una economía. En el caso del IBEX35, podemos encontrar diferentes empresas de diferentes sectores, por lo que el riesgo y la incertidumbre se ven reducidos.

Invertir en índices también limita la rentabilidad potencial que puede obtenerse. Es una de las principales desventajas que podemos encontrar.

Sabiendo estas diferencias, ¿dónde es mejor invertir?

¿Dónde es mejor invertir?

Obviamente, la decisión final de donde invertir la decide el inversor, aunque podemos dar algunos consejos sobre cuál es la mejor opción.

Para determinar en qué invertir, tenemos que tener en cuenta el tamaño de la cartera, nuestra capacidad de ahorro, el dinero disponible y la capacidad de añadir más dinero a nuestras inversiones.

De este modo, las inversiones con diversificación son la clave. No por esto debemos inclinarnos únicamente por la inversión en índices. Si tenemos una buena estrategia para invertir en acciones, podemos dedicar diferentes cantidades de dinero a acciones. En cambio, si nuestra capacidad monetaria o nuestros ahorros son escasos, podemos optar por la inversión en índices.

En el caso de que empecemos a obtener rentabilidades por la inversión en índices (no obtendremos mucho en comparación con una estrategia de inversión en acciones) o empezamos a tener mayores ahorros y queremos invertirlo, la estrategia en acciones será una buena opción.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No