Amalia González
Es conveniente reunificar deudas

La refinanciación de deudas es algo que no se debe hacer a la ligera, sino que hay que estudiar bien cada caso.La respuesta a la pregunta de si es conveniente reunificar deudas o no, es más complicada de lo que podría pensarse pues depende de diversos factores, como son la situación económica de la entidad o familia endeudada. Con esto nos referimos a sus ingresos y la estabilidad de los mismos. La cantidad de deudas contraídas en un momento determinado, las causas que han motivado que nos planteemos la reunificación de deudas y el tipo de préstamo en el que se reunificarían las deudas.

Beneficios de reunificación de deudas

La importancia de la reunificación de deudas reside en que nos permite reducir el importe de todas las cuotas mensuales a una sola, para facilitarnos salir de una situación comprometida. Sin embargo, el plazo de devolución de las deudas será mayor, por lo que necesitamos prever posibles cambios durante más tiempo.

Por otro lado, puesto que la unificación de deudas se hace normalmente con un préstamo hipotecario, siendo una de las deudas otro préstamo de este tipo, la unificación supone que otros créditos que no gozaban de garantía hipotecaria, pasan a tenerla.

En determinados casos, no obstante, si se tienen muchas deudas a tipos altos, como deudas de tarjetas o de créditos al consumo, aunque el inmueble pase a responder también de estos créditos, lo habitual es que el préstamo hipotecario en que se reunifiquen las deudas tenga un tipo de interés inferior a los de otros préstamos, con lo que se reducen los intereses que se pagan por el conjunto de las deudas, mensualmente. Aunque, por otro lado, se prolongue el plazo del crédito en que se reunifican las deudas y, por tanto, también los intereses totales del préstamo hipotecario se incrementen considerablemente, en función de las condiciones del mismo.

Debe destacarse que no se pueden equiparar la necesidad de mayores ingresos mensuales con la necesidad de reunificar las deudas.


¿Cuándo se deben reunificar deudas?

Existen supuestos en que puede ser interesante unificar deudas, como cuando tenemos la mayor parte del préstamo hipotecario pagado y hemos contraído otras deudas a tipos altos, es decir, cuando la deuda pendiente del préstamo hipotecario cuya deuda pendiente es pequeña en relación con el valor de tasación del inmueble objeto de hipoteca. Esto se concreta en que la deuda pendiente sea considerablemente inferior al 80 % del valor de la tasación actual  del inmueble inferior. Que existan además muchos pagos mensuales por deudas pequeñas pero caras. Por el contrario, carecerá de sentido si las deuda hipotecaria pendiente asciende al menos al 80 % y/o si las otras deudas contraídas son de muy pequeña entidad.

También puede ser interesante en el caso de que teniendo ingresos mensuales suficientes para hacer frente a la hipoteca y preveamos seguir teniéndolos a lo largo del tiempo, nuestro préstamos no hipotecarios hayan contratados a tipos altos, nos lleven a un desequilibrio mensual. Sin embargo, si no podemos pagar la cuota hipotecaria con los ingresos mensuales, lo procedente será obtener más ingresos o vender la casa o llegar a un acuerdo de dación en pago con el banco. Y, sobre todo, reducir los gastos.

Hay que tener en cuenta que un préstamo hipotecario en que se reunifiquen las deudas, habrá de tener unas condiciones que nos convengan y podamos asumir a largo plazo. Pues de lo contrario nos arriesgamos al embargo y a la su ejecución.

La reunificación de deudas puede ser una buena alternativa para reducir el importe de deuda mensual, pero hay que valorar si es la mejor de las soluciones que tenemos disponibles. Y sobre todo, no está exenta de riesgos. Por ello, antes de decidir si es conveniente reunificar deudas en tu caso concreto, ten en cuanta todas las posibles desventajas para decidir con conocimiento de causa.

¿Se pueden reunificar deudas sin hipoteca?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No