José Banda

Ganar la competición de The Ashes puede impulsar el valor de la Bolsa del país que ha ganado y, por término medio, las victorias inglesas se llevan los mejores beneficios, según una investigación realizada por  IG, líder del sector y que se especializa en hacer más accesibles los mercados financieros para el inversor individual.

La euforia relacionada con un triunfo en los Ashes a menudo tiene un vínculo con una mejora en la confianza del consumidor, pero la poca información que existe sobre su impacto en los mercados financieros se debate mucho.

Evaluando trece series desde 1985, los analistas de IG encontraron que las bolsas de valores de los ganadores aumentan por un promedio de casi 10% en los 6 siguientes meses después del éxito, proporcionando más evidencia de que el éxito deportivo puede servir para incrementar el hambre de riesgo.

En este tiempo el FTSE 100 ha aumentado más de un 447%, con un aumento medio de más de 6% por año desde lanzó en 1984, destacando la importancia de las conclusiones de IG.

Las conclusiones claves del informe

  • La bolsa de valores del ganador aumenta por un medio de casi 10% en los 6 meses después de la victoria.
  • El promedio de aumento después de un triunfo inglés (14%) es sobre el doble lo de un triunfo australiano.
  • Los triunfos ingleses en Australia llevan más beneficios por promedio que sus victorias en Inglaterra.
  • Los aumentos más grandes sucedieron el triunfo inglés en 1987 (34%) y la victoria australiana de 1995 (18%).
  • Las derrotas de las pruebas Ashes tienen poco efecto en las bolsas de valores.

Inglaterra ha ganado menos series que Australia durante los últimos veinte años, pero sus victorias han tenido un impacto más grande en la confianza del inversor – la subida media del FTSE 100 después de un triunfo inglés (14%) es casi el doble del aumento después de una victoria australiana en el ASX 200, según el informe.

Las pruebas con los aumentos más grandes en la bolsa de valores sucedieron el triunfo inglés en 1987 y la victoria de Australia en 1995, con un crecimiento en el FTSE 100 y el ASX 200 de 34% y 18% respectivamente.


Las victorias inglesas en Australia llevaron un promedio aumento del FTSE 100 de 17%; 7% más de sus triunfos en Inglaterra. Por el contrario, la media subida del ASX 200 que sucedió un triunfo australiano fue 9% - el doble de sus victorias en Inglaterra.

La investigación de IG encontró que las derrotas de los Ashes tienen poco efecto en las bolsas de valores, que indica que el apetito de riesgo, que aumenta con una victoria, no cambia mucho por el fracaso en el campo.

El analista Chris Beauchamp, que realizó el informe, comentó en las conclusiones: “Los resultados nos muestran que las victorias de los Ashes pueden servir para incrementar el apetito de riesgo de forma poderosa, ya que hay una clara correlación entre el éxito en el campo y los mejores rendimientos de la bolsa de valores.

“Hemos mirado los beneficios del UK y Australia durante periodos de 1 semana, 1 mes y 6 meses, identificando ganancias pequeñas después de los triunfos, que aumentaron constantemente y solidificaron con más tiempo junto con el factor de sentirse bien.

“Afortunadamente, la regularidad de las pruebas Ashes significa que tenemos un amplio conjunto de data para examinar. Sin embargo, la data es limitada con las copas del mundo, con respecto a los partidos y las cifras de la bolsa de valores.”

Beauchamp analizó unos resultados claves y dijo: “Dado la dominación sobre Inglaterra por Australia durante los 90s, el elemento de sorpresa y el inesperado podría explicar la razón por la cual las victorias inglesas, particularmente en Australia, tienen un vínculo con rendimientos más altos de la bolsa de valores. Mientras una esperanza de éxito en la parte de Australia podría justificar los beneficios inferiores después de los triunfos australianos.

“La victoria de Inglaterra en Australia en 1987 es especialmente interesante, dado el 34,3% aumento es lo mejor de todas las pruebas, pero también porque tuvo lugar el mismo año que el choque financiero de ‘Black Monday’. Esta conclusión indica que una salida del mercado después de los Ashes en aquel año habría sido un curso muy prudente.

“La importancia del tiempo se demuestra otra vez en la primera década de este siglo, cuando las pruebas de 2007 y 2009 no están afectados por el crisis financiero de 2008 y 2009. 2009 fue uno de los mejores años para los retornos de mercado, y el tiempo de la prueba durante el verano, otra victoria para Inglaterra, fue especialmente propicio.

“El vínculo entre las bolsas de valores y las victorias deportivas ha sido explorado antes pero las conclusiones de la data que hemos estudiado han resultado particularmente asombrosas. La correlación no es la causalidad pero una ilustración importante de que los sentimientos pueden conducir el apetito de riesgo.”

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No