Los tipos de depósitos bancarios son bastante sencillos y fáciles de entender, su máxima suele ser que a más cantidad y mayor plazo, más rentabilidad. Otra regla general a tener en cuenta es que si se retiran los ahorros antes del plazo pactado, la banca suele penalizar esta operación.

¿Tengo que pagar impuestos de los beneficios que generen mis depósitos bancarios?

También se debe tener muy presente que de los beneficios que se obtiene por los depósitos hay que pagar impuestos a la hacienda pública, en este aspecto hay que tener claro que, en algunos de ellos, las entidades puede retener parte de de los beneficios en concepto de anticipo de impuestos, en cuyo caso hay que solicitar siempre un justificante al banco de esta cantidad para utilizarlo para la delación de la renta, en el caso de las personas físicas.

¿Qué entidades pueden emitir depósitos bancarios?




Las únicas entidades que pueden captar depósitos son los bancos, las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito, ninguna otra empresa lo puede hacer porque no están sujetas a la supervisión de los bancos nacionales o de la república.

¿Cuál es la diferencia entre depósito bancario e inversión o aportación de capital?

Es importante no confundir la figura del depósito con la de inversión o aportación de capital para algún proyecto de una empresa o particular, aunque en todos los casos se busca rentabilidad la diferencia es que en los depósitos los ahorros están asegurados.

Además de estos depósitos básicos mencionados, la banca también puede ofrecer otros productos más complejos que relacionan la rentabilidad de los ahorros a la evolución de un valor de una acción o, incluso, un evento futuro, en estos casos se puede ganar pero también perder capital, por tanto se recomienda siempre informarse al detalle sobre el tipo de producto que se está contratando y desconfiar especialmente de los que ofrecen altas rentabilidades.