Carme Diego

El segundo bloque de una nómina lo componen los devengos, es decir, las cantidades que recibe el trabajador por los diferentes conceptos. Hay dos tipos de devengos, los que cotizan a la Seguridad Social ( que incluyen el salario base y los complementos salariales) y los exentos (que son aquellas percepciones no salariales).

En los devengos también se debe reflejar las percepciones de carácter asistencial y acción social de la empresa, que no forman parte del salario del trabajador pero cotizan a la Seguridad Social, en este apartado figuran las ayudas por hijos, los permisos de boda o las ayudas para la compra de una vivienda.

Las percepciones que no cotizan a la Seguridad Social son las dietas de viaje, los gastos de transporte, los pluses de distancia o las indemnizaciones por traslado, estos complementos no cotizan porque se consideran percepciones no salariales.

Cómo interpretar una nómina: El salario base

El salario base de cada trabajador no lo determina la empresa, sino que viene fijado por convenio colectivo, por tanto, todos los trabajadores que realicen su actividad en una empresa regida por un determinado convenio deben cobrar el mismo salario base.

  • Ejemplo: un auxiliar administrativo cobrará siempre lo mismo independientemente de la empresa dónde realice su actividad.




Conceptos básicos de una nómina

Tipos de complementos salariales

Lo que marca la diferencia en los sueldos que perciben los trabajadores son los complementos salariales.

  • Personales. Dependen de las condiciones de cada trabajador, sus estudios, la antigüedad en la empresa...etc.
  • Por el puesto de trabajo. En este caso se trata de pluses asociados a la peligrosidad, el horario nocturno o una responsabilidad especial dentro de la empresa.
  • Por calidad o cantidad de trabajo. Son los rendimientos por objetivos, los pluses por puntualidad y horas extras.
  • De vencimiento periódico. Estos complementos engloban las pagas extras y las posibles participaciones en los beneficios anuales en la empresa.
  • En espécie. Son las percepciones que recibe el trabajador diferentes al dinero, por ejemplo, coche de empresa o el teléfono.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No