David Méndez
Consejos para invertir en bienes raíces

Hoy en día los inversores han ido perdiendo el miedo a poder invertir sin tener el temor de que perderán todo lo invertido. Existen multitud de productos financieros y proyectos en los que ganar dinero a partir de una pequeña cantidad.

Aunque parezca mentira, la inversión inmobiliaria vuelve a resurgir bajo esta premisa, y asegura ser rentable si se invierte de una buena manera (y con cabeza). Los bienes raíces hacen referencia a aquellos inmuebles que se encuentran en tierra; es decir, a inmuebles residenciales, a locales, garajes, naves, etc... que puede ser adquirido por un particular.

Pues bien, la idea es tan simple como adquirir uno de estos bienes raíces y reacomodarlos o readaptarlos a las necesidades de los consumidores y de las exigencias para poder ser revendido o alquilado. Esto es lo esencial, pues gracias a algunos consejos podemos lograr que obtengamos grandes beneficios de estos inmuebles. Algunos consejos pueden ser la reacomodación de las viviendas (como hemos dicho), la elección de una buena zona en la que ubicar la vivienda, la zona de la que dispongamos, las expectativas futuras, etc..

Debemos comentar que este tipo  de inversiones es muy segura, pues casi siempre habrá alguien que quiera comprar o alquilar un inmueble. Sin embargo, debemos comentar que la inversión inicial es algo costoso (sobre todo para la compra del bien). Se puede solucionar mediante la adquisición de un préstamo hipotecario a un banco, siendo otro de los consejos que visitemos  varios bancos para valorar diferentes ofertas. Deberemos de quedarnos con la que mejor nos convenza.

A continuación te informamos de algunas maneras de invertir en bienes raíces.


Formas de invertir en bienes raíces

Si quieres iniciarte en el mundo de las inversiones en bienes raíces, debemos tener en cuenta las diferentes opciones que existen.

  • La forma más habitual de invertir en bienes raíces es mediante la compra de un inmueble y readaptarlo para después alquilarlo. El riesgo en el que se incurre no es tan alto y los beneficios que se pueden obtener son buenos. Eso sí, debemos destacar que se conseguirán a largo plazo, no al instante.
  • Otra de las mejores formas de invertir aunque un poco más arriesgadas es revender un inmueble. La idea es sencilla, compramos una vivienda, local o garaje y lo dotamos de aquellos ítems que le haga falta o que aporten valor (también arreglar desperfectos, pintarlo, etc). Una vez hecho esto, la idea es venderlo a un precio superior, siempre y cuando teniendo en cuenta el gasto en el que hemos incurrido para arreglarlo.
  • Mediante las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) se pretende la adquisición, promoción y rehabilitación de bienes inmuebles urbanos bien para poder arrendarlo o participar en otros proyectos. Hay que tener cuidado, pues si un proyecto no va bien, podemos perder algo de dinero en la inversión.
  • También podemos tener bienes raíces a larga distancia mediante la contratación de un agente que medie en nombre nuestro. Debemos tener la capacidad de buscar el mejor agente, que no sea caro y que cuente con las mejores condiciones (pago de comisiones, etc).
  • Otra forma de invertir en bienes raíces es mediante el house hacking. Es lo que se conoce al hecho de alquilar una habitación o parte de una casa (dúplex) a un inquilino mediante alguna plataforma web (como AirBnB). Obtendremos beneficios a corto plazo y muy pequeño, pero no tendremos que invertir en otro inmueble a parte del nuestro.
  • Mediante la reventa directa también se puede conseguir algo de dinero. Se trata de adquirir un inmueble y que rápidamente sea vendido a otra persona. Esto sucede cuando la zona en la que se encuentre esté muy demandada o sea un bien raíz de interés para el comprador.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No