David Mendez No hay comentarios

¿Cómo cancelar un pago con tarjeta?

El pago con tarjetas bancarias ha facilitado mucho la vida de los consumidores. No es solo reunir todo el dinero que tengas en un solo documento portable, sino la posibilidad de poder pagar o hacer operaciones con dicho documento sin necesidad de que tengas que tener efectivo en mano.

Sí, es muy cómodo, pero también tiene sus inconvenientes. La comodidad de pagar con tarjeta ha supuesto poder realizar muchos pagos automáticos, inconscientes o simultáneos que quizá no queríamos realizar... Y, llegados a este punto nos planteamos: ¿se puede cancelar dicho pago que no queríamos haber realizado?

¿Es posible volver atrás en los pagos con tarjeta?

Respondiendo a esta pregunta y para tranquilizarte: sí, se puede volver atrás en los pagos con tarjeta. O lo que es lo mismo,  se puede cancelar el pago que se ha realizado con la tarjeta.

Eso sí, esta respuesta positiva tienes sus motivos y limitaciones. Se podrá reclamar el dinero siempre que haya un motivo aparente razonable y no haya transcurrido demasiado tiempo desde que se realizó la operación con la tarjeta. El principal objetivo de esto es seguir las reglas que el comercio ha establecido, así como exigir un mínimo de potestad a los consumidores.

¿Qué hacer para anular pagos con tarjetas bancarias?

Respondida la pregunta de si se puede cancelar un pago con tarjeta y bajo qué condiciones, toca saber cómo lo hacemos o qué hay que hacer para proceder a ello. Este proceso se divide en dos escenarios diferentes.

Pago con tarjeta en establecimiento comercial

En primer lugar, si se ha hecho una operación con tarjeta en un establecimiento comercial (ya sea para adquirir ropa, móviles, comida, ocio, etc) deberemos volver a la tienda con la mayor rapidez posible. Deberemos pedir al dependiente o encargado que detenga la transacción que acabas de realizar, así como que se devuelva el dinero que se haya pagado.

En el caso que esto no funcione o no puede hacerlo, deberemos de enviar una solicitud sobre la operación realizada indicando el importe que quieres recibir y por qué motivos. Esta solicitud deberá ser enviada tanto al comercio donde se haya adquirido el producto como al proveedor de la tarjeta con la que se efectuó el pago.


Normalmente, para el pago de este tipo de operaciones, el establecimiento suele estimar un período de 30 días para que se devuelva el importe íntegro de la compra. Transcurrido este tiempo, es posible que no podamos efectuar la devolución de dicho artículo, aunque podemos enviar la solicitud por si tengamos suerte.

Pago con tarjeta por Internet

Las compras por Internet o compras online han invadido los hogares. Es más habitual que la mayoría de las compras que se realicen sean mediante Internet, o incluso tengamos algunos pagos programados para que se realicen de forma automática (que queramos o no, es un pago que se realiza mediante esta tecnología).

Cabe decir que poder reclamar el dinero mediante una compra que se ha realizado por Internet es mucho más fácil, sencillo y rápido que una que se ha hecho presencialmente (en el establecimiento comercial). La ligereza viene de la facilidad de acceso a Internet que se tiene hoy día, con la posibilidad de cancelar un pago a un solo clic.

Eso sí, para poder realizar la cancelación deberemos de respetar los plazos establecidos por la tienda virtual en la que hayamos adquirido el producto. Este tiempo varía de establecimiento a otro, aunque suele verse pareado al período de los establecimientos físicos (aunque algunos establecen plazos superiores a 30 días).

En caso de no poder proceder a la cancelación de esta operación, podremos enviar una solicitud de la operación realizada, explicando lo sucedido y dando motivos suficientes para poder efectuar el pago de vuelta.

 

De esta forma, ya conoces qué debes hacer si quieres cancelar un pago con tarjeta, pero...¿qué pasa cuando me pasan un recibo al banco equivocado? Descubre cómo devolver un recibo correctamente y recupera tu dinero fácilmente.

Juanma Caurin No hay comentarios

¿Cuál es la diferencia entre las tarjetas de crédito y tarjetas de débito?

El uso de las tarjetas bancarias se ha expandido en los últimos años hasta el punto que es difícil encontrar personas que no dispongan de una de ellas. Estas tarjetas nos aportan una gran cantidad de facilidades para gestionar nuestro dinero y realizar pagos allá donde vayamos. Ya existen países en los que se está planificando la eliminación del dinero físico y sustituirlo por pagas electrónicos y con tarjeta.

Sin embargo, debemos saber que existen diferentes tipos de tarjetas bancarias. En general hay dos clases: las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito. En muchas ocasiones se utiliza el concepto de tarjeta de crédito para hacer referencia a las dos modalidades, pero debemos saber que es un error ya que poseen diferencias importantes. Por ello, en este artículo queremos mostrar en qué se parecen y en qué se diferencias las tarjetas de créditos y de débito.

Similitudes y diferencias entre tarjetas de crédito y de débito

Antes que nada debemos saber que las tarjetas bancarias, sean del tipo que sean son mecanismos de pago que emiten las entidades financieras a sus clientes y que van asociadas a una cuenta corriente o de crédito, para que puedan disponer de su dinero cuando quieran.

Estas tarjetas son aceptadas por una gran cantidad de comercios para realizar los pagos. De esta forma cuando se paga un producto o servicios con una de estas tarjetas automáticamente se hace un transferencia bancaria del dinero exacto desde la cuenta asociada a la tarjeta a la cuenta del comercio. Además, las tarjetas bancarias te permiten extraer efectivo en cualquier cajero automático. Así tienes la opción de pagar con tarjeta o extraer dinero para pagar lo que necesites, sin necesidad de ir al banco.


A priori, estos dos tipos de tarjetas parecen iguales. Tanto las tarjetas de crédito como las de débito son aparentemente idénticas. Las dos son de plástico (también se les denomina dinero de plástico), se utilizan para lo mismo y contienen la misma información en la tarjeta. Sin embargo, su gran diferencia reside en cómo se abona la deuda que se genera cuando compramos un producto con la tarjeta.

Las tarjetas de débito están asociadas a una cuenta corriente que posee una cantidad de dinero concreta. Por ello, con este tipo de tarjetas solo puedes pagar cantidades que no superen el límite de dinero que posees en la cuenta. En el caso de que tengan una cantidad de dinero y alguna compañía te cobra algún recibo domiciliado con una cantidad superior, la cuenta se quedará en número rojos generando lo que se denomina un "descubierto". En estos casos la entidad bancaria suele cobrar una serie de comisiones por haber tenido que poner el dinero que te faltaba.

Por otro lado, las tarjetas de crédito te permiten pagar aunque la cuenta asociada no disponga de fondos. De ahí su nombre, porque la entidad financiera genera un crédito a su cliente por esa cantidad de dinero adeuda el cliente. De esta forma el banco está financiando el consumo del cliente, por lo que le cobrará una serie de comisiones pactadas con anterioridad. El usuario podrá devolver la financiación al mes siguiente, cuando vuelva a tener sus ingresos o también puede devolverlo a través de porcentajes en diferentes meses o cuotas fijas.

Es por esto que para emitir una tarjeta de crédito los bancos suelen hacer estudios de viabilidad para saber si el cliente podrá devolver su crédito, poner el límite de gastos y los intereses que le costará. Sin embargo, las tarjetas de crédito suele ser un servicios básico que ofrecen la mayoría de cuentas y al que puede acceder todo el mundo.

admin No hay comentarios

Tipos de cuentas bancarias: ¿cuál elegir?

Cada persona tiene una necesidad, y parece que los bancos se van dando cuenta de ello. Cuando queremos abrir una cuenta corriente debemos fijarnos en muchos aspectos que pueden tener un impacto económico en nuestro ahorro, pero sobre todo, debemos elegir una cuenta (ya sea de ahorro o corriente) que se adapte a nuestras necesidades.

Las cuentas bancarias son el producto financiero más habitual que ofrece cualquier banco a sus clientes. Independientemente de la entidad financiara con la que abramos la cuenta, casi todas nos permiten hacer lo mismo: domiciliar la nómina y las facturas de los principales suministros e ingresar y retirar dinero en efectivo.

Lo más importante en lo que te debes fijar al abrir una cuenta bancaria en cualquier banco es en los servicios que te ofrecerá la entidad bancaria. Por ejemplo, pregúntate si hay comisiones o que otros servicios adicionales podrás tener al firmar, como por ejemplo, los tipos de tarjetas que van asociadas, o si tienes alguna ventaja al domiciliar la nómina.

¿Qué cuentas bancarias existen?

Aunque todos los clientes esperan que su banco les ofrezca una serie de garantías, no todos los clientes quieren lo mismo. ¿Querrán lo mismo los pensionistas que los jóvenes que se abren por primera vez una cuenta corriente? ¿O los padres que desean abrir una cuenta para los primeros ahorros de sus hijos? La respuesta es no.

En Internet es posible encontrar numerosos comparadores de cuentas que te permitirán hacer una comparativa entre las diferentes opciones del mercado según tus necesidades. Pero antes, deberás preguntarte, ¿qué tipo de cuenta bancaria me conviene? y para ello deberás tener claro las opciones que existen actualmente.


Las cuentas corrientes

Dentro de todo el abanico de cuentas bancarias, las cuentas corrientes son las más habituales y populares entre los clientes ya que nos permiten realizar todas las operaciones que necesitamos para nuestro día a día. Sin embargo, si lo que quieres es ahorrar mes a mes, quizás no es la opción que más te convenga, ya que la mayoría de ellas no ofrecen remuneración.

Es posible que existan también comisiones, si no se cumplen los requisitos básicos que establezca el banco.

Las cuentas de ahorro

Conocidas también como libretas de ahorro, están pensadas para aquellas personas que quieran una opción segura para ahorrar mes a mes.  A diferencia de las cuentas corrientes, la mayoría de bancos ofrecen un porcentaje de remuneración mensual en función del saldo que tengamos.

La mayoría de estas cuentas no permiten domiciliar recibos ni asociar tarjetas. A diferencia de los depósitos, las cuentas de ahorro permiten recuperar el dinero cuando lo necesitemos sin ningún tipo de penalización por haberlo sacado antes de plazo.

Aunque estos dos tipos de cuentas son los más comunes, los bancos también pueden ofrecer cuentas vivienda, las famosas cuentas nómina o cuentas pensadas para los más jóvenes.

Carme Diego No hay comentarios

Tarjetas de crédito: todo lo que debes saber

Tanto las tarjetas de crédito como las de débito,  tienen aparejadas una serie de ventajas y desventajas que implican una serie de condiciones para el cliente que son impuestas por la banca. Estas son las principales ventajas e inconvenientes de las tarjetas de crédito:

Ventajas de las tarjetas de crédito

  • Las tarjetas de crédito permiten al cliente acceder a un saldo superior al que dispone en su cuenta corriente.
  • Si la deuda se amortiza en los plazos pactados el banco o la caja no cobra intereses.
  • La tarjeta de crédito permite al usuario retener el pago del producto o servicio durante un tiempo, con lo que puede verificar su calidad.
  • El método de pago con tarjeta de crédito es el medio más utilizado en Internet porque suele incluir seguros que protegen de usos fraudulentos.
  • Normalmente incluye seguros de asistencia médica, accidentes, robo y pérdida de equipaje, de ahí el elevado coste que supone en comisiones.


Desventajas de las tarjetas de crédito

  • Para poder tener una tarjeta de crédito el banco comprueba los ingresos del solicitante y su historial bancario, sin una estabilidad económica la banca no suele conceder esta tarjeta.
  • El dinero extra que concede el banco en muchas ocasiones se considera un préstamo y, por tanto, puede exigir intereses de devolución.
  • Hay que tener muy en cuenta que las tarjetas de crédito pueden conducir al sobreendeudamiento del cliente.
  • La tarjeta de crédito tiene unos costes de mantenimiento y comisiones más elevadas que las de débito.

El TPV Virtual

Carme Diego No hay comentarios

Tarjetas de débito: todo lo que debes saber

Tanto las tarjetas de débito, como las de crédito,  tienen aparejadas una serie de ventajas y desventajas que implican una serie de condiciones para el cliente que son impuestas por la banca. Estas son las principales ventajas e inconvenientes de las tarjetas de débito:

Ventajas de las tarjetas de débito

  • En las tarjetas de débito no se suelen pagar intereses porque los cargos normalmente se hacen al instante. Solo se pagan comisiones si se retira dinero de un cajero que no forma parte de la misma red de la entidad.
  • Se trata de una forma de pago rápida y segura.
  • Muchos bancos proporcionan un servicio en línea para evitar situaciones de doble pago con una tarjeta de débito.
  • En muchas entidades no se cobra comisión de mantenimiento anual de la tarjeta debido a que el coste es mínimo.
  • Las tarjetas de débito son aceptadas en una amplia gama de comercios y establecimientos tanto a nivel nacional como internacional.


Desventajas de las tarjetas de débito

  • Las tarjetas de débito permiten al titular únicamente acceder al disponible en su cuenta.
  • En algunas entidades se cobra un importe anual por el mantenimiento de la tarjeta de débito.
  • El titular debe exigir identificarse en los establecimientos donde realice cualquier pago mediante la tarjeta por cuestiones de seguridad.
  • Normalmente las tarjetas de débito tienen un límite diario de pago diario impuesto por la entidad por cuestiones de seguridad.

El TPV Virtual

Carme Diego No hay comentarios

Comisiones de las tarjetas de débito

Las tarjetas de débito pueden comportar cierto tipo de comisiones si se solicita algún servicio o producto adicional, el banco suele justificar estas comisiones por las gestiones administrativas y los servicios prestados.

Tarjetas de débito: principales comisiones

La banca no suele cobrar por sacar dinero de los cajeros de la red de la entidad emisora, pero sí  por retirarlo de los cajeros que no estén adscritos; los porcentajes de las tarjetas de débito varían de un banco a otro y dependen del tipo de acuerdo pactado. Este tipo de comisiones aumenta considerablemente cuando se retira el dinero en el extranjero, en este caso la banca aplica una comisión más alta debido a que lo que se aplica es una comisión por una transferencia entre dos países diferentes.

Las principales comisiones de las tarjetas de débito son:



  • Comisión por mantenimiento y renovación: Se trata de un porcentaje fijo que la entidad cobra a sus clientes por la emisión, renovación y mantenimiento de la tarjeta, se trata de un pago inicial por la adquisición de la tarjeta y luego se acuerda un pago periódico, que puede ser mensual, semestral o anual, por su mantenimiento. En este caso el importe depende de la categoría de la tarjeta, las visa oro y platino pagan más. Este importe se reduce en el caso de las tarjetas beneficiarias.
  • Comisión por disposición de efectivo: Esta comisión está relacionada con la retirada de dinero en los cajeros o en la ventanilla de las entidades, como hemos mencionado anteriormente, si la retirada de dinero se efectúa en cajeros de la misma entidad no se suele cobrar comisiones, si se opera en distinta red esta comisión suele rondar el 3%. Como medida de seguridad el cajero debe informar al cliente antes de realizar la operación del coste que conlleva, o al menos, del importe máximo que puede suponer.
  • Comisión por exceder el límite o  comisión por descubierto: Este tipo de comisiones sólo se aplican en caso de que las entidades permitan al cliente exceder el límite de su cuenta, quedando así un saldo en mora que deberá amortizar por concepto de descubierto. En este caso hay que tener en cuenta que la entidad no podrá cobrar esta comisión si el descubierto se da porque el banco ha realizado operaciones en las cuentas del cliente en fechas distintas a las habituales. Apuntar también que existe un límite de la comisión por descubierto, se estima que no puede exeder una TAE, una Tasa Anual Efectiva, 2,5 veces mayor al interés que sea legal en ese momento de la operación. Tampoco es legal cobrar la comisión por descubierto más de una vez por operación.
  • Comisiones por consulta de saldo y movimientos: En el caso de las tarjetas de débito si el cliente consulta el saldo y los movimientos de su cuenta en su propia entidad la operación suele ser gratuita, pero si las consulta se hace en un cajero de distinta red dependerá de dónde lleve a cabo esta operación, en todo caso se trata de una información que se debe dar de antemano al cliente.

Saber más sobre las tarjetas de débito.

El TPV Virtual

Carme Diego No hay comentarios

Comisiones de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito llevan asociadas una serie de comisiones que varían en función de las entidades y los servicios que llevan asociados, es decir, las comisiones son los cargos que hay que pagar por los servicios utilizados.  Estas son las comisiones más comunes que la banca suele cobrar a los clientes de las tarjetas de crédito:

Comisiones por emisión, mantenimiento y renovación

En muchos casos la emisión de la tarjeta de crédito es gratuita y lo que se paga a la entidad es una cuota semestral o anual por el mantenimiento. Estos importes de mantenimiento oscilan entre los 6 i 40 euros al año.

En algunos casos las entidades las entidades ofrecen tarjetas sin cuota anual pero para ello requieren un mínimo de ingresos al año o un gasto limitado.

Normalmente las entidades suelen renovar de manera gratuita las tarjetas de crédito como gesto de agradecimiento por la fidelidad y permanencia.

Comisión por disposición de efectivo

Para estos casos si se utilizan cajeros de la propia entidad las comisiones oscilan entre el 2,5 i el 3%, cuando se trata de la misma red pero de distinta entidad las comisiones se suelen situar en torno al 4%, mientras que si se recurre a los de una red diferente se puede llegar a pagar una comisión que ronda entre el 4,5 i el 5% del capital dispuesto.

Comisión por exceder el límite

En muchos casos la banca permiten superar el límite de la tarjeta pactado en el contrato entre la entidad y el cliente a cambio de una comisión adicional a la del capital dispuesto, en ese caso debe de consultar a la entidad si se trata de una cantidad fija o de un porcentaje sobre el importe que supera ese límite.



Comisión por reclamación

Se trata de la comisión que la entidad cobra al cliente cuando la tarjeta tiene saldo negativo, es decir, cuando se le debe dinero a la entidad o caja. Esta comisión debe esta estipulada en el contrato que se firmó en el momento de la emisión de la tarjeta.

Otras comisiones

A parte de las comisiones anteriormente mencionadas, que son las más comunes, existen otras que también deben de tenerse presente a la hora de solicitar y utilizar una tarjeta de crédito,  normalmente son las que van asociadas a otros servicios adicionales que la entidad ofrece, estas son las más comunes:

  • Comisión por cancelación anticipada de la tarjeta.
  • Comisión por duplicados de tarjeta.
  • Comisión de activación de pagos a través de otros dispositivos.

 Saber más sobre las tarjetas de crédito.

 

Carme Diego No hay comentarios

Tarjetas de crédito

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un instrumento financiero de pago, emitido por un Banco o Caja de Ahorros, que permite al titular de la tarjeta acceder a un saldo superior al disponible en su cuenta corriente. Este dinero proviene de un crédito concedido por parte de la entidad que el cliente deberá amortizar conforme a los plazos y condiciones pactados mediante un contrato previamente.

Entre las tarjetas de crédito más utilizadas en todo el mundo se encuentran VISA, Mastercard y American Express. Para solicitarla es necesario ser mayor de edad y presentar un comprobante de ingresos y un certificado de los bienes que posee el cliente, de tal manera que acredite que podrá llevar a cabo los pagos correspondientes para hacer frente al crédito prestado por la entidad.

¿Qué modalidad de pago ofrecen las tarjetas de crédito?

Para realizar los pagos pendientes se puede elegir entre dos posibilidades:

  • La amortización inmediata, que puede ser en el momento de la compra o gasto, o a principios del mes siguiente.
  • El pago aplazado, que se podrá estipular en una cantidad fija o en un porcentaje mensual, este tipo de cargo conlleva el pago de unos intereses adicionales.

Tipos de tarjetas de crédito

Existen muchos tipos de tarjetas de crédito que podemos agrupar en las siguientes 5 categorías:


  • Tarjetas de crédito para jóvenes: Se puede acceder a ellas a partir de los 18 años, en estos casos generalmente son los conocidos como el Carnet +26 que aporta ciertos beneficios a su titular como descuentos en cursos, créditos a bajo interés para la vivienda, un coche o realizar estudios de posgrado. El requisito esencial para poder solicitar esta tarjeta es tener entre 26 i 30 años.
  • Tarjetas de crédito para adultos: La particularidad de estas tarjetas es que se puede acceder a una cantidad de dinero mayor de la que se tiene en cuenta. Dentro de este tipo encontramos las tarjetas platino y las oro, que ofrecen mayores cantidades a sus titulares y menores comisiones, también otros servicios adiciones como mayores coberturas, las entidades las suelen ofrecer a clientes considerados VIP y tienen gran prestigio internacional.
  • Tarjetas de crédito para profesionales: Este tipo de tarjetas permite a las empresas realizar compras de productos y también facilitar procedimientos administrativos, entre las mas conocidas se encuentra la visa purhasing.
  • Tarjetas de crédito para mayores de 60 años: Algunos tipos de bancos o cajas de ahorros ofrecen este producto que va destinado para mayores de 60 años y que tienen algunas ventajas para los titulares como descuentos en establecimientos, viajes o ofrecen adelantos de las pensiones.
  • Tarjetas Affiity: Se trata de tarjetas de crédito o débito emitidas por una entidad, que al mismo tiempo están vinculadas a una empresa o asociación y ofrecen descuentos relacionados con la entidad asociada, muchas de ellas están vinculadas a ONG'S y al mismo tiempo que se utilizan se está destinando una ayuda a las Organizaciones No Gubernamentales.

Como las tarjetas de crédito ofrecen una serie de servicios asociados, las entidades que las emiten cobran una serie de comisiones que varían según los servicios recibidos.

 Saber más sobre las tarjetas de crédito.

El TPV Virtual

Carme Diego No hay comentarios

Tarjetas de débito

¿Qué son las tarjetas de débito?

Las tarjetas de débito son un instrumento financiero emitido por un Banco o Caja de Ahorros que permite al cliente acceder únicamente al saldo que dispone en su cuenta corriente asociada a la tarjeta. El pago en una tarjeta de débito conlleva de manera directa un cargo en dicha cuenta de la que es titular. La tarjeta de débito es también conocida como el dinero electrónico o el dinero de plástico.

Para solicitar una tarjeta de débito es necesario tener una cuenta de ahorros o cuenta corriente, muchas entidades la emiten de manera gratuita pero, en algunas de ellas, hay que pagar una tarifa anual que suele oscilar entre los 6 y los 12 euros a año. Normalmente se puede solicitar a partir de los 14 años. También se suelen pagar comisiones si llevan otras opciones asociadas.

Tipos de tarjetas de débito

Existen diferentes tipos de tarjetas de débito que se pueden agrupar en tres categorías:

  • Tarjetas de débito para jóvenes: Este tipo de tarjetas tienen ventajas asociadas a la edad de sus titulares o estatus estudiantil, entre otros factores. La estrategia de la banca al ofrecer este servicio es captar a futuros clientes y fomentar en ahorro en los jóvenes. Estas tarjetas se adaptan a la edad del titular, existen des de tarjetas para niños recién nacidos, hasta el conocido Carne joven "Euro -26" y el "Euro +26", que incluyen descuentos en alojamientos, transportes, actividades culturales o cursos, entre otros.
  • Tarjetas de débito para adultos: estas están asociadas a una cuenta corriente y no se paga comisión si se saca dinero de los cajeros vinculados con el banco o caja emisor de la tarjeta. Las comisiones que se pagan en las tarjetas de débito suelen menores que las que se pagan en las tarjetas de débito.


  • Tarjetas prepago: estas suelen funcionar como las tarjetas de débito, no es necesario tener una cuenta asociada a ellas. En este caso el titular carga una cantidad de dinero para poder realizar operaciones hasta consumir ese importe. Un tipo de las tarjetas prepago son las virtuales, es decir, las que sirven únicamente para el pago a través de Internet.

El límite de estas tarjetas suele ser la cantidad económica de la que se dispone en la cuenta asociada, no obstante, las entidades suelen fijar un límite diario por motivos de seguridad.

También se debe tener en cuenta que muchas entidades suelen ofrecer un importe superior al que se tiene en la cuenta, cabe saber que si se hace uso de este margen se debe pagar una comisión adicional por descubierto.

Saber más sobre las tarjetas de débito.

El TPV Virtual

Carme Diego No hay comentarios

Tarjetas bancarias: tipos y diferencias

¿Qué son las tarjetas bancarias?

Las tarjetas bancarias son un medio de pago emitido por una entidad financiera, normalmente un Banco o una Caja de Ahorros, en favor de un cliente contra su saldo en una cuenta asociada a la tarjeta o crédito establecido hacia si mismo.

Las tarjetas bancarias son aceptadas por la mayoría de los comercios y permiten poder disponer de dinero en efectivo en cualquier parte del mundo donde haya un cajero, o poder realizar una compra o consumición en cualquier comercio o restaurante.

¿Cómo funcionan las tarjetas bancarias?

La tarjeta utilizada como medio de pago no es más que una forma de automatizar una transferencia des de la cuenta del cliente hacia la cuenta del proveedor, que es quien asume el coste de esta transferencia. La banca es la que asume los posibles riesgos de insolvencia.




Para que la transferencia de fondos sea posible las tarjetas se emiten en función de unos estándares que comportas las distintas redes: Visa, Mastercard, American Express o Tarjeta 6000, son las más comunes.

Las tarjetas se han convertido en uno de los principales productos que tanto ofrecen los bancos como que demandan sus clientes.

En el mercado hay un numeroso abanico de tarjetas bancarias: de débito, de crédito, tarjetas monedero y tarjetas emitidas por los comercios.

Es seguro utilizar métodos de pago virtuales