Elena Aucejo No hay comentarios

Claves para entender la burbuja inmobiliaria en España

España ha vivido diferentes burbujas inmobiliarias a lo largo del tiempo y algunos teóricos defienden que próximamente viviremos otra burbuja de este tipo. Entendemos por burbuja inmobiliaria a una burbuja especulativa que hay en el mercado de los bienes inmuebles. Durante 1986 y 1992 se produjo una burbuja orientada al incremento del precio de la vivienda y durante 1997 se inició otra burbuja inmobiliaria que afectó tanto a los precios como a la construcción de inmuebles. Cuando la burbuja inmobiliaria explota afecta directamente a la economía del país, por eso, cuando en 2008 se pincha la burbuja inmobiliaria que se produjo en la década de los 90, España entró en la crisis financiera que afectó a la banca y a los ciudadanos.

Cómo la burbuja inmobiliaria afectó a la economía económica española

La crisis económica que se inició en 2008 y, que actualmente todavía tiene consecuencia en algunos países como España, se produjo principalmente por la burbuja inmobiliaria que existía. Vamos a ver las claves para entender por qué sucedió.

1. Incremento del precio de la vivienda

Durante décadas en España se construían inmuebles sin freno y se vendían a un precio por encima del valor real de mercado. Ante la subida imparable de precios se inicia un proceso de compra venta para obtener beneficios. Los inmuebles se convierten en activos muy atractivos para los inversores que ven como al comprar un piso se revaloriza en poco tiempo.

Durante 2008 había en el mercado cerca de 800.000 vivienda, pero solo había demanda de 385.000.

2. Concesión hipotecas subprime

Con el objetivo de vender los inmuebles construidos se popularizaron las hipotecas subprime, se trata de préstamos concedidos a familias con situaciones precarias. Las tasas de interés que manejan son muy bajas y de carácter fijo, de este modo se permitía el acceso a la vivienda a familias con menos recursos. Sin embargo, los bancos concedían hipotecas al 100% (o incluso al 120%) a prácticamente todos sus clientes, sin analizar si eran solventes y tenían capacidad para devolver el crédito.

Debido a que las hipotecas tenían los intereses muy bajos los bancos no ganaban suficiente beneficio, y por eso, se concedieron un gran volumen de hipotecas subprime.

Burbuja de compra y venta de inmuebles

creator12 || Shutterstock

3. Caída de los bancos

Los bancos tenían un exceso de hipotecas subprime y ello provocó la crisis financiera más grande vivida hasta la fecha. Debido a la inestabilidad económica que vivía el país muchas familias no podían hacer frente a los pagos de sus hipotecas y estas se convirtieron en activos tóxicos para los bancos. Además, las principales promotoras inmobiliarias tenían problemas para devolver los créditos.




Las principales entidades financieras con activos tóxicos procedentes de las hipotecas y préstamos sin devolver eran las Cajas de Ahorros, que tenían una política de banca de proximidad al servicio de la ciudadanía.

4. Rescate bancario

Ante el desplome de la banca el Gobierno de España actuó saneando las cuentas de las entidades financieras, nacionalizando bancos y propiciando la venta de las cajas de ahorros una vez estuvieran saneadas. Toda esta medida supuso el nacimiento del banco malo conocido como SAREB, encargado de sanear la situación financiera adquiriendo los activos tóxicos de los bancos.

Para ello se incrementó la deuda pública, ya que el rescate bancario supuso un gran coste para la economía española. El endeudamiento del país propició la desconfianza en el mercado. Las bolsas bursátiles cayeron y ello afectó a la economía de todo el país.

5. Endeudamiento

Muchas empresas se vieron afectadas por la crisis financieras y cerraron o reestructuraron la plantilla. Especialmente las constructoras o promotoras que no podían hacer frente al pago de los créditos que tenían concedidos. Este hecho es muy significativo porque durante 2008 el 34% del PIB de España procede de este sector y el desplome de la construcción afecta directamente a la economía del país.

Todo ello se tradujo en un elevado número de despedidos, la tasa de paro se incrementó llegando a cuotas histórica, y debido a que los hogares estaban endeudados se redujo el consumo en todos los niveles, se incrementó la morosidad y se redujo considerablemente la compra-venta de inmuebles.

También se vieron afectados todos aquellos inversores particulares que compraban inmuebles para venderlos a un precio más elevado.

6. Medidas para impulsar la venta de viviendas

El mercado inmobiliario español se frenó en seco, la construcción de nuevos inmuebles se paralizó y se potenció la venta de aquellos que fueron construidos durante el boom inmobiliario. Debido a la desconfianza general que vivía el país la banca endureció las medidas para conseguir una hipoteca, esto provocó que apenas se concediesen créditos o préstamos.

Una década después del pinchazo de la burbuja inmobiliaria el mercado empieza a reactivarse. Los hogares españoles vuelven a tener ahorros, la oferta de inmuebles se ha incrementado y ello está provocando que se active de nuevo la construcción inmobiliaria.

Pero, ¿volveremos a vivir otra burbuja inmobiliaria? Aunque los teóricos de la economía indican que estos procesos son cíclicos y siempre vuelven a suceder, en España se ha tomado medidas para no conceder hipotecas baratas que afecten a la rentabilidad financiera de las entidades bancarias.  Por ello, cuando se concede una hipoteca es porque se ha analizado al cliente y se garantiza el retorno del crédito.  Además la oferta de inmuebles intenta ser lo más parecido a la demanda real, sin que se produzca un proceso de especulación.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué es y cómo funciona un banco malo? Todo sobre el SAREB

El banco malo es una entidad financiera que se crea con el objetivo de adquirir todos los activos tóxicos de los bancos. Es una medida para limpiar los activos deteriorados de los bancos y así sanear su economía. A diferencia de las entidades financieras normales, el banco malo tiene recursos suficientes para destruir estos activos que lastran la rentabilidad, y por ello, se emplea en situaciones de crisis financieras como ocurrió en 2008.

En 2012 se creó en España el SAREB, Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, para ayudar al saneamiento del sector financiero. El principal factor que perjudicó a la banca española durante la crisis financiera fue la compra de activos tóxicos procedente del sector inmobiliario.

¿Qué es un activo tóxico?

Para entender mejor el funcionamiento del banco malo y, en concreto del SAREB, vamos a explicar qué son los activos tóxicos y cómo perjudicaron al sistema bancario.

Los activos tóxicos son de baja calidad, tienen de hecho una calificación de mala o suprime. Esto quiere decir que tienen un alto riesgo de no recuperar su valor. Se originan cuando el cliente no tiene la capacidad de devolver el crédito que se le ha concedido.

Las entidades financieras estudian detenidamente al cliente antes de concederle un crédito, así se aseguran que podrá asumir la deuda y devolverla en el plazo acordado. Cuando las políticas de concesión son demasiado amplias y se conceden hipotecas a clientes insolventes se producen los activos tóxicos. Es habitual que los bancos tengan un porcentaje de activos tóxicos, pero cuando este se eleva es cuando la entidad financiera pierde la capacidad de hacer líquido el activo y pone en riesgo su situación patrimonial.

Cómo funciona el banco malo

El banco malo se encarga de comprar los activos problemáticos que tienen las entidades financieras. Todos aquellos activos impagados o en situación de morosidad merman la rentabilidad de la entidad bancaria y por eso es el banco malo el encargado de asumirlo. Los principales activos que se traspasan al banco malo son inmuebles (hipotecas) y suelo adjudicado.

El precio de los activos que adquiere el banco malo están fijados por el Banco Nacional de cada país, se fija de manera individual o por paquetes en función del tamaño del mismo. Se toma como referencia el precio real del mercado y se aplican una serie de descuentos.

Una vez adquiere los activos tóxicos el banco malo tiene un plazo de años fijo para venderlos y deshacerse de ellos. Puede fijar los precios por encima del precio de adquisición si el mercado se va recuperando y así puede hacerse.




Existen múltiples países que han optado por la creación de un banco malo para sanear el sistema financiero, en Irlanda está el NAMA, en Estados Unidos se creó el Troubled Asset Relief Program y en México el Fobaproa.

Gestión del SAREB

El banco malo de España es el SAREB, se denomina banco pero en realidad no lo es, ya que no tiene ficha bancaria y no realiza operaciones financieras como conceder créditos, es una sociedad de gestión de activos.  Se fundó en 2012 y adquirió los activos tóxicos de las principales entidades financieras españolas: BFA-Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. Prácticamente todas las cajas de ahorros que desaparecieron fueron saneadas previamente con las compra de activos tóxicos por parte del SAREB.

La cartera de activos comprados procede un 80% de préstamos a promotoras de construcción y un 20% de inmuebles (viviendas, oficinas, locales, suelos...). En total se invirtió 80.781 millones de euros en comprar activos dañados. Estos activos no proceden de hipotecas personales, sino que se adquirieron de créditos a empresas por valor superior a 250.000€ y activos inmobiliarios por encima de los 100.000€.

El SAREB es una entidad con el 55% capital privado y el 45% procedente del FROB, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria que se creó con el objetivo de regular la reestructuración bancaria que se produjo en 2010. El precio de adquisición de los activos está marcado por el Banco de España y se aplica una serie de descuentos.

Los objetivos que se marcó el SAREB fueron contribuir en el saneamiento del sistema financiero español, reactivar el mercado inmobiliario y atraer inversión extranjera. Todo ello en un periodo de 15 años y teniendo la libertad de vender los activos en el momento que haya mayor margen de beneficio, y así devolver la deuda avalada por el Estado español.

Actualmente el SAREB a contribuido a la economía de España de la siguiente manera:

  • Cancelación deuda: 12.876 millones de euros.
  • Pago de intereses de la deuda: 4.193 millones de euros.
  • Contribución económica directa, indirecta e inducida: 5.392 millones de euros.
  • Impuestos: 787 millones de euros.
Elena Aucejo No hay comentarios

¿Cuánto nos ha costado el rescate bancario?

Para hacer frente a la crisis financiera que sacudió a medio mundo se llevaron a cabo diferentes planes de rescates, desde la Unión Europea se inyectó dinero a países como Grecia, Portugal o España. El rescate financiero que vivió nuestro país se ha convertido en un hito muy importante en la económica, incrementó la deuda del país y aunque se anunció que no tendría coste alguno para el ciudadano el paso del tiempo ha demostrado que no fue así.

El Banco de España aclara cuánto ha costado el rescate bancario en el libro blanco "Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España en 2008-2014". En él expone cuánto dinero recibimos para rescatar a la banca y cómo lo gastamos. Vamos a ver los principales puntos de dicho documento.

¿Cuánto costó el rescate a la banca española?

El Estado movilizó más de 120.000 millones de euros entre 2009 y 20015, dicho capital se consiguió a través de dos vías:

  • Deuda Pública. Para gestionar el dinero público que se destinaba al rescate se fundó en 2009 el FROB, Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. El capital inicial fue de 9.000 millones de euros pero se calcula que en total se inyectó a este fondo 56.800 millones de euros. Entre las competencia del FROB destaca recapitalizar bancos, prestar dinero a los bancos o gestionar las entidades financieras sustituyendo el consejo de administración.
  • Aportaciones de la banca al Fondo de Garantía y Depósitos. EL FGD forma parte del Estado ya que se cataloga como parte de la Administración Central, obtuvo 21.000 millones.

La inyección recibida por la Unión Europea se traduce en deuda pública para el país. Desde que se produjo el rescate financiero España se encuentra en déficit, esto se debe a que la inyección de dinero afectó a la deuda del país y supuso un 100% del PIB.

Reparto del capital del rescate bancario

La reestructuración bancaria costó 62.295 millones de euros desde 2009, ¿dónde fueron a parar? El mayor porcentaje de ese dinero se destinó a salvar las Cajas de Ahorros, pero una vez sus cuentas fueron saneadas se produjo el cierre de las cajas de ahorro, las entidades bancarias las compraron y esto imposibilita recuperar el dinero invertido en ellas.


Las primeras cajas de ahorros que se rescataron fueron Caja Castilla la Mancha y Cajasur que actualmente pertenecen a Liberbank. Tras este suceso se fundó el FROB y se regularizó la inyección de capital a las entidades financieras. ¿Cuánto dinero recibió cada entidad? Estas son las principales cifras:

  • BFA/Bankia: 22.242 millones de euros. Se rescató a Caja Madrid, Bancaja, Caja Ávila, Caja Segovia, Caja Rioja, Caixa Laietana, Caja Insular de Canarias.
  • BBVA: 13.005 millones de euros. Se rescató a Catalunya Banc, Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa.
  • Novagalicia: 9.052 millones de euros. Se rescató a Caixa Galicia y Caixanova.
  • Caixabank: 6.475 millones de euros. Se rescató al Banco de Valencia.
  • Sabadell: 5.494 millones. Se rescató a la CAM.

El dinero recuperado tras el rescato bancario es solo el 10%, procede de reembolsos, venta o resolución de entidades. Tras la privatización de Bankia se podrá recuperar 9.857 millones, supone la mitad que costó el rescate. El resto de entidades financieras que recibieron ayudas públicas están rescatadas, saneadas y vendidas, por tanto se sabe que el Estado ya no recuperará más dinero.

El Banco de España calcula que solo se recuperará un 30% de las aportaciones al FROB, implica una pérdida de 39.500 millones de euros. Para entenderlo mejor, de cada 10 euros invertidos en el rescate bancario se pierden 8.

Elena Aucejo No hay comentarios

Situación actual de las Cajas Rurales: ¿Por qué están cerrando?

El sistema financiero español ha cambiado mucho en los últimos años, durante 2010, promovido por la crisis económica, se produjo una reestructuración de la banca. Las entidades financieras que controlaban los créditos eran los bancos, las cajas de ahorros y las cajas rurales. Estos tres grupos, bajo la regulación del Banco de España, ofrecían diferentes productos financieros a los usuarios. Pero a raíz de la crisis económica se inicia un proceso de rescate bancario que da como resultado la fusión de entidades, el cierre de las cajas de ahorros, y la concentración de Cajas Rurales.

No tenemos que confundir las Cajas de Ahorros con las Cajas Rurales, las primeras han desaparecido completamente del mercado español debido a las fusión o absorción de las cajas de ahorros por los bancos. Las cajas rurales siguen operativas, actualmente existen más de 40 diferentes.

Qué son las Cajas Rurales

Las Cajas Rurales son cooperativas de crédito que se encuentran en diferentes territorios del país, aunque también actúan en el ámbito nacional se caracterizan por ser entidades financieras de proximidad por eso destacan las cajas rurales locales o provinciales. Se originaron en 1989, impulsadas por las cooperativas agrarias que buscaban financiación para el sector agropecuario. Inicialmente se crearon 23 Cajas Rurales diferentes y con los años se amplío la red de cooperativas de crédito hasta llegar a más de 80 Cajas Rurales diferentes en 2009.

La Asociación Española de Cajas Rurales nace para regular y controlar las diferentes cajas rurales que se van fundando.  Así como el Banco de Crédito Social Cooperativo (BCSC).

¿Por qué han desaparecido la mitad de las Cajas Rurales?

Tras la crisis económica se produce un proceso de reestructuración de la banca que afecta a las cooperativas de crédito. Con el objetivo de ser entidades más rentables, eficientes y competentes empieza un proceso de agrupación. Una vez el Banco de España aprueba esta práctica surgen diferentes grupos de cajas rurales que buscan el incremento de la solvencia y la eficiencia de las cajas de ahorros adheridas.




Se trata de una práctica de concentración, no de fusión como ocurrió con las cajas de ahorros. Está regulado por el SIP (Sistema Institucional de Protección) y esta práctica garantiza que se mantienen las estructuras, socios y marcas.

Los principales grupos de Cajas Rurales que surgen tras el proceso son:

  • Grupo Cajas Rurales Unidas. Fusión de 23 cajas de ahorros procedentes de los grupos Cajas Rurales del Mediterráneo y Cajamar.
  • Cajaviva: Fusión de Cajara Rurales de Burgos, Fuentepelayo, Segovia y Castelldans.
  • Bantierrra: Formada por Multicaja y Cajalón y las Cajas Rurales de Aragón.
  • Globalcaja: Incluye las Cajas Rurales de Albacete, Ciudad Real y Cuenca.
  • Grupo Ibérico de crédito: Caja Rural del Sur, Caja Rural de Extremadura y Caja Rural de Córdoba.

Tras la creación de los diferentes grupos financieros el número de Cajas Rurales disminuye considerablemente. Actualmente siguen operativas 40 Cajas Rurales, ofreciendo sus servicios a los clientes pero en menor medida que lo hacían antes de la crisis económica. Aunque sin duda, han corrido mayor suerte que las Cajas de Ahorros que han sido absorbidas por completo por los bancos. De momento las Cajas Rurales no han sufrido un proceso de bancarización, siguen su estructura de cooperativa de crédito.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Por qué han desaparecido las cajas de ahorro en España?

Durante la crisis de 2008 el sistema financiero español se vio sacudido y cambió por completo. Antes de la crisis financiera española existían 350 Cajas de Ahorros, Bancos y Cooperativas de Crédito, actualmente el número se ha reducido drásticamente y apenas llega a 50. ¿Qué ha sucedido? La regulación bancaria provocó la unificación y concentración del sector, el Banco de España fomentó esta práctica alegando que mejoraba la eficiencia de las mismas y proporcionaban mayores beneficios. Durante este proceso la competencia se ha reducido considerablemente, ya que las cajas de ahorro desaparecieron y el mercado financiero es controlado por 7 entidades bancarias.

Vamos a ver por qué desaparecieron las cajas de ahorro en España durante la crisis económica y cómo afectó al sistema económico del país.

Origen de las cajas de ahorro

Las cajas de ahorro surgen a raíz de los Montes de Piedad, entidades benéficas que ofrecían créditos a los usuarios a cambio de bienes materiales. No era necesario presentar avales ni garantías para conseguir el dinero. La primera caja de ahorro se funda en 1835 en Madrid (Caja Madrid), su creación fue impulsada a través de la Real Orden que potenciaba a las provincias a crear entidades que impulsaban el crédito y favorecían la obra social. Las cajas de ahorro siempre han tenido un lado humanitario y de ayuda social, se diferenciaban de los bancos por sus fines sociales.

El Banco de España era el órgano encargado de velar y controlar a las Cajas de Ahorros. Regulaba los fondos de inversión, analizaba el rendimiento de balances y los beneficios obtenidos, además se encargaba de regular la apertura de oficinas y ejercía de coordinador de todas las operaciones que realizaban las entidades financieras. De este modo las cajas de ahorros ofreceían a los usuarios gran variedad de productos financieros al alcance de todos, incluido pymes, autónomos o emprendedores.

Cómo desaparecen las cajas de ahorro

La crisis financiera vivida en 2008 es el detonante de la desaparición de las cajas de ahorro. Durante este periodo de tiempo en España se produce una crisis económica sin precedentes, la banca tuvo que ser rescata y las cajas de ahorro se ven forzadas a unificarse y así reestructurar el sector. En 2010 se pasó de 45 cajas de ahorros a 15 grupos de entidades. Años más tarde se sucedieron diferentes fusiones y absorciones reduciendo el número de cajas de ahorro paulatinamente.

El proceso de fusión y unificación se produjo en algunos casos de manera forzada, algunas cajas de ahorros fueron intervenidas por el Banco de España para que no perdieran su eficiencia. Las primeras cajas de ahorros afectadas fueron Caja Castilla La Mancha y Caja Sur, el proceso de intervención duró meses y debido a lo complicado que resultó se creó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El protocolo de intervención de las cajas de ahorro fue desarrollado por el FROB y se acometió en varias rondas. Las cajas de ahorro fueron vendidas a entidades financieras o reconvertidas en bancos. En total se invirtió 11.559 millones de euros durante todo el proceso de saneamiento y reestructuración.


  • Primera ronda de intervenciones: Caja España-Duero, Catalunya Caixa, Banco Financiero y de Ahorros, Banco Mare Nostrum, Noca Caixa Galicia, Unim Caixa y Banca Cívica.
  • Segunda ronda de intervenciones: Catalunya Banca, NCG Banco y Unim Banc.
  • Tercera ronda de intervenciones: Banco de Valencia, Banco Financiero y de Ahorros, Catalunya Banc, NCG Banco, Banco CEISS, Banco Mare Nostrum, Caja 3, Liberbank y Banco Gallego.

Consecuencias de la reestructuración de las cajas de ahorro

Las fusiones de las cajas de ahorro que se produjeron durante 2010-2014  se llevaron a cabo para mejorar la eficiencia y la capacidad de generar beneficios, pero tras este hecho la principal consecuencia ha sido que las cajas de ahorro han desaparecido. Como consecuencia destacamos:

  • La competencia financiera se reduce drásticamente, actualmente el mercado financiero está en manos de 7 entidades bancarias.
  • La concentración del sector favorece la unificación de productos bancarios.
  • Las pymes y emprendedores tienen dificultades para conseguir créditos. Las cajas de ahorro eran entidades financieras de proximidad, sin embargo los bancos tienen medidas más estrictas y rígidas.
  • La obra social de las cajas de ahorros desaparece, se crea en su defecto fundaciones.

Tras la crisis económica únicamente sobrevivieron dos cajas de ahorros, no fueron intervenidas ni rescatadas, se trata de Caixa Ontinyent y Caixa Pollença. Además de los bancos todavía existen las cooperativas de crédito o cajas rurales, aunque también están amenazas por las fusiones.

David Mendez No hay comentarios

Aprende cómo cambiar de banco fácilmente

Cambiar de banco es una de las operaciones más comunes en nuestro día a día. Y esto es así porque existe multitud de entidades bancarias de las que ser clientes. En muchas de ellas podemos obtener unos beneficios y/o ventajas que en otras no. Es por ello que decidimos cambiarnos, ya que nuestro perfil de usuario encaja mejor en un banco que en otro.

Pero no te asustes, esto no es una tarea difícil, es algo accesible para todo el mundo y que puede hacerse sin problemas. Seguro que si vamos a hablar con un asesor del banco al que queremos cambiarnos nos atienden sin problemas y sin grandes complicaciones.

Aun así, hoy vamos a darte algunos consejos para tranquilizarte y comprobar que este tipo de operaciones son muy simples y sencillas de realizar.

Consejos para un cambio de banco cómodo y sin problemas



  • Asegúrate de tener todo en orden antes de cerrar tu cuenta bancaria en tu banco de origen. Quieres cambiarte de banco y lo primero que quieres hacer es cerrar ya tu cuenta en tu banco de origen. ¡Error! Primero asegúrate que todas las domiciliaciones están en el nuevo banco, así como los demás datos de nómina, etc... antes de cerrar tu cuenta. Es por seguridad, más que nada, y por evitarte perder el tiempo luego si algo no va bien.
  • Hacer una lista de recibos domiciliados. Podremos buscarlos en los movimientos de nuestro banco (desde la web, app o en una oficina). Dependiendo del banco, esto podremos hacerlo de una forma más rápida en la propia web o cualquier otro medio de conexión que incluya la opción "Recibos" o "Recibos domiciliados". En caso de que no sepamos usar la web, la app o no podamos entrar en ella, lo más fácil será acudir a una oficina de nuestro banco.
  • Debemos gestionar e informar de los recibos domiciliados a las empresas o instituciones correspondientes a la hora de realizar el cambio de cuenta. Este proceso se podrá hacer desde el mismo banco o en comunicación con las empresas, dependiendo del caso.
  • Por otro lado, si eres autónomo o recibes algún pago periódico por algún motivo (alquiler vivienda, clases particulares, etc.) deberás informar a aquellos que te pagan sobre el cambio de cuenta, para poder recibir el dinero en la cuenta nueva que has abierto en tu nuevo banco.
  • Si tenemos algún préstamo, crédito o hipoteca en el banco de origen, deberemos negociar cuánto nos costará el cambio, así como advertir desde dónde quieres seguir pagando tus intereses. En muchas ocasiones deberemos ver si tendremos que incurrir en alguna penalización por este tipo de prácticas (cambio de banco a uno distinto de aquél donde tenías tus préstamos, etc.).
  • Recuerda también cambiar el número de cuenta o tarjeta en aquellas plataformas online en las que realices pagos por internet. Esto podrá evitarte futuros problemas en tus compras, así como permitirte avanzar más rápido en las compras que tengas que hacer con tu nueva cuenta configurada (con la nueva cuenta/tarjeta). Algunos de estos servicios son los de Amazon, Netflix, Uber, Cabify, Aliexpress, etc.
  • Avisar a las personas más cercanas (familias, amigos y conocidos) del cambio de cuenta. Esto es especialmente útil para aquellas personas que usan plataformas dentro de las apps del banco para compartir dinero con amigos (como es el caso de Bizum). Aunque también es importante avisar si vamos a recibir una transferencia y la cuenta que indicamos era la antigua y no la nueva.
Raquel Hernández No hay comentarios

¿Cómo se crea el dinero?

Muchas personas se preguntan quién es el encargado de crear el dinero o cómo es el proceso de creación del mismo. Y es que el dinero es el medio de pago más extendido en los países desarrollados y en más de una ocasión hemos visto por la televisión la imprenta desde la que se fabrican los billetes. Pero, ¿cómo es este proceso? ¿Qué hay detrás de la fabricación del dinero? En este artículo analizamos el proceso de creación del dinero en efectivo y algunos conceptos básicos para entenderlo.

Analizamos el proceso de creación del dinero

Antes de explicar al detalle cómo se crea el dinero que usamos en nuestro día a día, es importante detenerse en la definición de oferta monetaria y en la clasificación del dinero que la compone. Cuando nos referimos a oferta monetaria, hablamos de la cantidad de dinero que hay en manos de las personas en un momento determinado, y se observan dos componentes: el dinero legal, entendido como el dinero en efectivo (monedas y billetes) que está en manos del público; y el dinero bancario, que está formado por los depósitos que se conservan en los bancos u otros intermediarios financieros.

Si bien es cierto que la autoridad monetaria competente es la encargada de emitir las monedas y los billetes (que suele ser el banco central de cada país), en la zona euro, el organismo responsable de hacerlo es el Banco Central Europeo (BCE). No obstante, el 95% del dinero es creado por la banca privada, por lo que conviene tener en cuenta que los bancos comerciales también pueden crear dinero.


Los bancos centrales fijan el coeficiente de reservas, es decir, el porcentaje de dinero que el banco ha de poseer en efectivo para satisfacer las necesidades de sus clientes. De esta manera, el banco podrá prestar más dinero en tanto en cuanto su coeficiente sea menor. Asimismo, es el coeficiente de reservas el que permite que el dinero pueda expandirse dentro del sistema financiero, por lo que este proceso de creación de dinero bancario también se conoce como "expansión múltiple de los depósitos bancarios".

Ejemplo del proceso de creación del dinero bancario

Supongamos que un banco tiene un coeficiente de reserva del 10% y un cliente (cliente A) ahorra 1.000 euros en su cuenta bancaria. Dicha entidad se vería obligada a contar siempre con 100 euros en efectivo, y tan solo podría prestar 900 euros. Después, si el banco presta dicho importe a otra persona (cliente B), estará creando dinero, ya que una vez concedido dicho préstamo, el primer cliente continuaría teniendo 1.000 euros disponibles en su cuenta para gastar, y, al mismo tiempo, el cliente B podría disponer de sus 900 euros para sus gastos. Los bancos, por tanto, no imprimen los billetes ni fabrican las monedas, pero conceden préstamos que tienen el mismo efecto.

En resumen, el banco central de cada país pone en circulación una cantidad determinada de dinero legal (en forma de billetes y monedas) y es el sistema bancario el que multiplica este dinero legal recibido al conceder préstamos, ya que este dinero no llega a salir de esta entidad, sino que funciona por medio de anotaciones en cuenta.

admin No hay comentarios

Tipos de cuentas bancarias: ¿cuál elegir?

Cada persona tiene una necesidad, y parece que los bancos se van dando cuenta de ello. Cuando queremos abrir una cuenta corriente debemos fijarnos en muchos aspectos que pueden tener un impacto económico en nuestro ahorro, pero sobre todo, debemos elegir una cuenta (ya sea de ahorro o corriente) que se adapte a nuestras necesidades.

Las cuentas bancarias son el producto financiero más habitual que ofrece cualquier banco a sus clientes. Independientemente de la entidad financiara con la que abramos la cuenta, casi todas nos permiten hacer lo mismo: domiciliar la nómina y las facturas de los principales suministros e ingresar y retirar dinero en efectivo.

Lo más importante en lo que te debes fijar al abrir una cuenta bancaria en cualquier banco es en los servicios que te ofrecerá la entidad bancaria. Por ejemplo, pregúntate si hay comisiones o que otros servicios adicionales podrás tener al firmar, como por ejemplo, los tipos de tarjetas que van asociadas, o si tienes alguna ventaja al domiciliar la nómina.

¿Qué cuentas bancarias existen?

Aunque todos los clientes esperan que su banco les ofrezca una serie de garantías, no todos los clientes quieren lo mismo. ¿Querrán lo mismo los pensionistas que los jóvenes que se abren por primera vez una cuenta corriente? ¿O los padres que desean abrir una cuenta para los primeros ahorros de sus hijos? La respuesta es no.

En Internet es posible encontrar numerosos comparadores de cuentas que te permitirán hacer una comparativa entre las diferentes opciones del mercado según tus necesidades. Pero antes, deberás preguntarte, ¿qué tipo de cuenta bancaria me conviene? y para ello deberás tener claro las opciones que existen actualmente.


Las cuentas corrientes

Dentro de todo el abanico de cuentas bancarias, las cuentas corrientes son las más habituales y populares entre los clientes ya que nos permiten realizar todas las operaciones que necesitamos para nuestro día a día. Sin embargo, si lo que quieres es ahorrar mes a mes, quizás no es la opción que más te convenga, ya que la mayoría de ellas no ofrecen remuneración.

Es posible que existan también comisiones, si no se cumplen los requisitos básicos que establezca el banco.

Las cuentas de ahorro

Conocidas también como libretas de ahorro, están pensadas para aquellas personas que quieran una opción segura para ahorrar mes a mes.  A diferencia de las cuentas corrientes, la mayoría de bancos ofrecen un porcentaje de remuneración mensual en función del saldo que tengamos.

La mayoría de estas cuentas no permiten domiciliar recibos ni asociar tarjetas. A diferencia de los depósitos, las cuentas de ahorro permiten recuperar el dinero cuando lo necesitemos sin ningún tipo de penalización por haberlo sacado antes de plazo.

Aunque estos dos tipos de cuentas son los más comunes, los bancos también pueden ofrecer cuentas vivienda, las famosas cuentas nómina o cuentas pensadas para los más jóvenes.

Viky No hay comentarios

¿Buscando cuenta de ahorro? 4 opciones interesantes

Cada persona tiene unas necesidades, objetivos y prioridades diferentes y, si queremos elegir la cuenta de ahorro que mejor nos conviene, no debemos pasarlas por alto.

Banco Sabadell lo ha tenido en cuenta a la hora de plantearnos las mejores soluciones para sacar el máximo partido a nuestras cuentas de ahorro:

  1. Cuenta Expansión: Si lo que necesitas es una cuenta nómina sin comisiones ni gastos inesperados, no hace falta que busques más.
  2. Cuenta Experiencia/Cuenta Pensión: Cuando llegamos a una determinada edad necesitamos tratar nuestro dinero con rigor y seriedad.


  3. Cuenta para Jóvenes: Ideal si tienes entre 13 y 25 años. Ninguna comisión te impedirá disfrutar de tu dinero.
  4. Niños: Cuenta primera: Si quieres que tus hijos comiencen desde bien pequeños a ser conscientes de la importancia de gestionar su propio dinero, debes abrirle esta cuenta de ahorro.

Si deseas más información sobre qué cuenta de ahorro te conviene más, sólo debes pulsar sobre el enlace.

cuenta de ahorro

Jose No hay comentarios

Cae el uso de las tarjetas de crédito en España

creditoLa tarjeta de crédito, aquella que permite que el cargo de la compra realizada no se concrete en la cuenta corriente hasta el fin de mes, ha perdido adeptos en España en favor del cargo inmediato de la tarjeta de débito. Entre otros motivos, esto se ha dado a partir de las políticas de la banca y las medidas de autocontrol.

La edición del 2011 del barómetro anual de tarjetas que realiza MasterCard ha revelado que el uso de tarjetas se ha desplomado en 36% durante este año. Además, se ha podido conocer que solo el 14,1% de los usuarios de estas tarjetas optaron por el pago aplazado con intereses a lo largo del año.

Según Manuel López Hernández, director de Inmark Estudios y Estrategias, esto se ha dado, entre muchas razones, como resultado de la política comercial de las entidades financieras que han preferido restringir estos productos.


Esto se ha debido a que el uso de estos productos podría incrementar aún más la morosidad. En este sentido, algunas compañías incluso han optado por eliminar estas tarjetas entre sus empleados.

 
Es seguro utilizar métodos de pago virtuales