Ahorrar en la alimentación

Una de las patas fundamentales en la economía doméstica es la alimentación. Saber cómo llenar nuestra despensa de forma eficiente puede ahorrarnos mucho dinero a final de mes. También, existen muchas alternativas para ahorrar en la cocina, sin privarnos de nada.

Basta con realizar un ejercicio de simplificación, menos es más, pero no quiere decir que haya que hacer dieta obligatoriamente. Por ejemplo, si somos fanáticos del sushi, en lugar de comprarlo ya hecho, podemos hacer sushi en casa comprando alimentos que después podemos utilizar también en nuestra dieta diaria, podemos darnos caprichos, ahorrando. Por ello vamos a ver primero consejos para ahorrar en la alimentación.

Ahorrar en la alimentación

Ahorrar en la compra del supermercado

Es básico tener claro que tipo de compra vas a hacer, si se trata de una compra de última hora o la compra semanal o mensual. Si la vas a realizar una compra programada, es fundamental tener eleborada una lista con lo necesario, para evitar tener que hacer pequeñas compras a lo largo de la semana. La planificación nos evita tener que comprar productos innecesarios, permite realizar una correcta comparación de los precios de los productos, o comprobar bien el etiquetado.

Para realizar tu compra de la forma más eficiente consulta la infografía de nuestro artículo El ahorro en la cesta de la compra

Claves para ahorrar en la alimentación



  • El autocontrol es fundamental, evita la compra impulsiva y comprobarás el ahorro a final de mes.
  • Comprueba el ticket al realizar cada comprar, para que puedas subsanar posibles errores en el cobro.
  • Elige productos de temporada, de esta forma no pagarás naranjas a precio de oro en agosto.
  • Elabora recetas cuyos ingredientes sean económicos.
  • Cultivar tu propio huerto urbano.
  • Evita comer fuera de casa en exceso o llévate el tupper al trabajo, ahorrarás significativamente a final de mes, esto no quiere decir que no puedas darte carpichos.
  • Puedes preparar comida de más, que luego puedes congelar para consumirla a lo largo de la semana. Además, a nivel de consumo energético es mucho más eficiente, puedes ahorrar en la factura de la luz.